Pique de aquí con toque tailandés Por Brenda A. Vázquez Colón el

NAGUABO – Una mezcla de culturas, aromas y sabores es el secreto del éxito del pique artesanal Borin-Thai, preparado por manos tailandesas desde la Ciudad de los Enchumbaos, Naguabo.

La fórmula que ha convencido al paladar de los puertorriqueños tiene los ingredientes preferidos en la cocina tradicional, junto al ají thai, proveniente de Tailandia.

La cebolla, el ají habanero, el cilantro y el orégano, entre otros ingredientes, se cocinan, se dejan reposar y se muelen, junto a sabores típicos y caribeños, como el tamarindo, el mangó y la parcha, que le dan un toque único a esta receta.

“Quería unir dos culturas con los ingredientes que les gustan a los boricuas. Los vendo aquí, en el norte de Tailandia, Corea y en lugares como Hawái, Alaska, San Francisco y Ohio, donde tengo clientes a quienes les envío el producto”, explicó a HORIZONTE Phillip Davisson, propietario de la marca.

El chef tailandés emigró a California, luego a la Florida y finalmente a Puerto Rico en 1996.

“Trabajaba en la construcción, hacía pique en mi casa y se lo llevaba a mis compañeros de trabajo. A ellos les encantaba y me decían que tenía que hacerlo para venderlo”, dijo Davisson, quien tomó en serio la sugerencia y entre ollas y sartenes, confecciona su pique en un local de la Plaza del Mercado de Naguabo, pero muy pronto tendrá su fábrica en el barrio Daguao, en Ceiba.

El pique Borin-Thai viene con rico sabor a ajo, limón, aguacate, piña, miel y mostaza y hasta la versión Mariachi con los ingredientes del famoso pico de gallo.

El don de gente de Davisson y su creatividad a la hora de cocinar ha logrado que su producto se conozca en diferentes partes del mundo y que la exportación masiva a Estados Unidos sea el próximo paso.

Además, ya trabaja en una línea de adobo.