El Campeón de los mofongos, mariscos y paellas Por Sal! el

Luego de haber comenzado su historia culinaria en el barrio Breñas de Vega Alta, el Restaurante El Campeón abrió sus puertas en el Viejo San Juan hace tres meses, para continuar deleitando con lo mejor de la cocina criolla y mariscos.

Con una oferta que se destaca por su variedad en paellas, risottos y mofongos, este espacio familiar y acogedor te recibe los miércoles con un 20% de descuento al pagar con tu tarjeta Visa (más restaurantes en visa.com/sal).

Paladín de la buena mesa

El Campeón fue bautizado como una traducción de Champion, apellido de Derek, quien, junto a Cecilia Sánchez, son los fundadores del restaurante. A cargo de la cocina están los chefs Jorge Chéveres y Adrián Morales, que —a juicio de Sánchez— son “los creativos de los platos” que se ofrecen diariamente.

Y esa creatividad va de la mano de otra garantía: todo se trabaja fresco y se confecciona al momento, asegura Sánchez.

Pide que hay

Si es tu primera visita a El Campeón, Sánchez recomienda hacer tres paradas gastronómicas. La primera, el risotto de paella marina, un cremoso plato que incorpora mariscos y frutos del mar. La segunda —y para quien prefiere una comida más sustanciosa— el mofongo acompañado de las proteínas de su preferencia: un jugoso New York steak o el mar y tierra, que incluye cortes de carne y mariscos frescos. Y la tercera, el pecaminoso rabo de langosta, que puede salir acompañado de un suculento arroz con jueyes.

Los chefs también toman en consideración otras preferencias alimenticias, y por eso crearon un menú vegano que incluye platos como el risotto de vegetales, que se confecciona sin ingredientes animales e ingredientes orgánicos; las berenjenas a la criolla, cocinadas en una aromática salsa de la casa; y una variedad de majados, como los de apio y malanga.

Si el postre es parte de tu velada, resaltan los flanes de vainilla, coco y queso, pero más aún el flan de pistacho y el cremoso flan de café. Pero el favorito de la casa es el Invictus, un pedazo de cheesecake frito que sirven con mantecado de chocolate.

Y la mejor sazón, pues, es la receta de la casa: “Ofrecemos comida hecha con mucho amor”, comparte Sánchez.