Rak Food Truck, un sutil juego entre Tailandia y Puerto Rico Por Sal! el

Las fusiones gastronómicas no son para todo el mundo. No cualquiera, por ejemplo, es capaz de amaestrar dos tradiciones culinarias tan ricas y dispares como la tailandesa y la puertorriqueña. Pero siempre hay sus excepciones, y Rak Food Truck, el proyecto del chef Luis Díaz, es una de ellas.

Visítalo los martes y miércoles, y obtén un 20% de descuento al pagar con tu tarjeta Visa (más restaurantes en visa.com/sal).

Uniendo raíces

Rak Food Truck inició operaciones en el 2016. Díaz venía de tener experiencia en restaurantes de cocina asiática y de haber montado un primer food truck de cocina puertorriqueña.

“Rak”, por si se lo preguntan, significa “raíz” en tailandés. “Tengo una filosofía de que uno debe aprender su cultura primero, sus raíces, para luego experimentar con otras”, afirmó.

La fusión, entonces, nos deja con platos como este: dumplings de carne de res y plátano maduro. O este: el criollo lo mein, unos fideos con chicharrones de pollo y vegetales. O este otro: el lechoncito fried rice, un arroz chino con pernil, plátano maduro y salsas asiáticas.

Todos son los favoritos de la clientela, señaló Díaz. Lograr eso tomó tiempo. “Por ejemplo, un pad thai –un plato tradicional de Tailandia, que son fideos de arroz– no se consigue en todos lados. La gente no tenía idea de qué era eso, pero poco a poco se atrevieron a probar y experimentar con nuestra propuesta y nos ha ido súper bien”, ejemplificó Díaz.

Con respecto a los postres, Díaz mencionó que siempre tienen disponible un eggroll apple pie con caramelo salado de miso (un sazón japonés) y alternan entre un key lime pie o lemon curd, un especie de natilla servida con galletas de jengibre.

Conceptos para espacios pequeños

La mayor parte de los productos que utiliza el chef Díaz son locales, incluyendo la carne de cerdo, las hierbas —como menta y albahaca—, lechuga y kale.

Productos aparte, Rak Food Truck es para todos los efectos un restaurante. Hoy por hoy acomoda hasta 52 personas en su parada en la avenida Villares #19 en Caguas.

“Soy creyente de los espacios pequeños. En la medida en que continúe creciendo la demanda pues la expectativa es mover la operación a un espacio fijo. Pero por ahora lo que quiero es seguir creando conceptos para lugares pequeños y para Puerto Rico’”, sostuvo.