9 restaurantes que tienes que visitar antes que termine el año Por Sal! el

Comer. Nutrirse. Deleitarse. Gozar. Cada palabra encierra el encanto de ese momento cuando probamos un plato que nos transporta a otro lugar. Sucede cuando estamos a la mesa, el espacio donde convergen historias, donde todos comparten un mismo placer.

Para agasajar a quienes aman aventurarse a probar nuevas experiencias culinarias, acompañadas por un buen vino, Visa ofrece la oportunidad de disfrutarlas mejor los jueves y sábados, cuando al pagar con Visa Signature, los tarjetahabientes obtienen una botella de vino, y quienes lo hagan con Visa Infinite, pueden gozar de una Veuve Clicquot. (más detalles para tarjetahabientes de Visa Infinite aquí y de Visa Signature aquí).

Esas experiencias inolvidables, podrás vivirlas en estos nueve restaurantes, donde se honra la mejor tradición culinaria.

Almaviva: el arte de hechizar los sentidos

Las creaciones del chef Juan Peña y el ambiente hipnotizante de este espacio en Condado, motivarán tus sentidos. Desde las más de 300 etiquetas de vino, hasta la fusión de sabores en los cócteles, Almaviva tiene un encanto seductor. Prueba el pulpo a la parrilla, pieza maestra en el menú. Destacan también el sashimi de salmón sobre una cama de arañitas y el mousse de chocolate blanco con granos de pimienta y aceite de trufas, y merengues de almendra en nitrógeno líquido —obra de la pastry chef Mayrelee López.

Entre copas y tapas en La Bodeguita de Manolo

La Bodeguita de Manolo nació al interior de la panadería Sobao by Los Cidrines en 2011. Desde entonces, no para de asombrar a quienes la visitan. Su fusión de cocina cubana, española y puertorriqueña hace que uno siempre encuentre algo nuevo que saborear. La atmósfera acogedora y el servicio amable del equipo liderado por el gerente, Rhambliss Hernández, convierten cualquier momento en uno especial. Desde sus tentadoras cocas —una especie de pizza de origen catalán— hasta platos como su filete miñón, siempre habrá algo que te enamore en el menú. Que no falte el postre; preferiblemente su budín de miel.

Rare 125°, un “steakhouse” único

En Rare 125° no se toman a la ligera su eslogan de ser el neighborhood grill de Miramar. Las paredes son un homenaje a la carne y el menú te brinda la posibilidad de probar el mejor steak que hayas degustado. También tiene alternativas para quienes busquen algo más que carnes. Su famoso brunch incluye opciones vegetarianas y dentro de su menú habitual, sobresale el ahi tuna tartare y las papas fritas con aceite de trufas. No te vayas sin ordenar uno de sus tragos insignia: el Smoky Smoke Old Fashioned.

Azabache: gastronomía para expandir los sentidos

En Azabache, la familia es la raíz de la experiencia culinaria. Los tres hermanos —Carlos Guzmán, chef de cocina; Wilson, sommelier y propietario; y Ricardo, pastry chef— combinan su experiencia profesional con sus memorias de la niñez para elevar el nivel de la cocina caribeña. No importa qué plato elijas, encontrarás algo que te recordará a casa. Es el caso del risotto de camarones y scallops, las croquetas de wagyu y cordero o los postres como las deconstructed sweet beans. Porciones generosas, una inmensa barra y un servicio impecable harán que tu velada sea inolvidable.

La Cocina de María Franco

Su gastronomía es alegre. Y es que en La Cocina de María Franco, en Puerto Nuevo, no importa el plato que ordenes, saldrás con la satisfacción de haber probado una de las mejores sazones del área metro. Confeccionar platos con sabores sencillos pero deliciosos es uno de los mantras de María Franco. Esto es algo que pone en práctica más que todo con los pescados. La oferta dependerá de la pesca del día. Recuerda ordenar postre, pues es la nota final para alegrar cualquier paladar.

L’Olivo: Oda gastronómica al Mediterráneo

Permite que el seductor aroma a especias guíe tu camino hacia una experiencia culinaria en la que se funden las culturas en L’Olivo. Te recomendamos el carpaccio de remolacha para comenzar. La joya en el menú es el fricasé de cordero; tarda más de tres días en prepararse, pero vale cada segundo, pues la carne queda tierna y jugosa. Aprovecha el momento del postre para probar uno de los varios helados artesanales que preparan allí mismo. Uno de los favoritos es el de jengibre, cúrcuma y lingonberry.

Pa’rriba: gastronomía criolla con altura

Es inevitable impresionarse con la vista del lugar. Con amplias ventanas en cristal que le dan la vuelta a todo el espacio, se puede ver hasta El Yunque. En Pa’rriba, la sazón está a cargo del chef Jason González, quien recomienda el risotto de mariscos o el filete de atún sellado con semillas de sésamo y salsa de anguila sobre una cama de vegetales. Las porciones en Pa’rriba son abundantes. Pero hay que dejar espacio para el postre. No dejes de probar el cheesecake de guayaba.

Condal, donde saboreas a Barcelona

Basta con un primer mordisco a las croquetas de bacalao de Condal para sentirte de visita en Barcelona. El chef Jordi Quintero y su equipo de cocina se han esmerado en construir un menú de tapas que permite degustar un poco de su ciudad natal, pero con el gusto caribeño y algunos toques de otras gastronomías de Europa. Así crearon las bolitas de risotto de gandules y chorizo español, y los pinchitos de pollo a la Barceloneta. El estofado de costillas de res es otra de sus delicias. Prácticamente sin esfuerzo, se toma el hueso del costillar y con el tenedor, se desliza la carne. Esa ternura se logra luego de cocinarse por espacio de cuatro a seis horas. Acompáñalo con el vino tinto de preferencia.

Ariel: tradición culinaria en evolución

El chef Ariel Rodríguez sorprende con nuevas maneras de interpretar la tradición culinaria que heredó de su maestro, Augusto Schreiner. El respeto que siente el chef Ariel por la base europea de su gastronomía no limita su fascinación por jugar con los ingredientes para deleitar con sabores y texturas. Así crea maravillas como la terrina de setas portobello con salsa de trufas y alioli de albahaca, el filete miñón en salsa de vino tinto con Pommes Neuf, o el Beef Tartare. Ariel es un lugar con historia, donde nacen experiencias culinarias únicas.