Condal: Auténtica gastronomía catalana en Condado Por Sal! el

Basta con un primer mordisco a las croquetas de bacalao de Condal para sentirte de visita a las calles de Barcelona. Al instante, te transportas a sus rincones de tapeo, a las infinitas estanterías con pinchos —tapas— y sus mesitas en medio de la calle.

“Lo más importante para saber si una croqueta está bien hecha es la textura”, explica Jordi Quintero, chef del restaurante, con la mirada fija en una de las frituras. “Debe ser blanda por dentro, que sientas el sabor del bacalao y al saborearla sea cremosa”. La acompaña con un alioli, o como él prefiere indicar: con la salsa por excelencia.

Dicen que los sabores —tanto como los olores— activan los sentidos más ligados a los sentimientos, a la memoria. Pocos lugares aprovechan esta relación como lo hace Condal, ubicado en Condado, donde se transforma la cocina catalana al salpicarla con toques de la sazón criolla y el misticismo cultural de la inagotable Barcelona.

Eso sí, si deseas obtener una experiencia todavía mejor, puedes hacerlo los jueves y sábados de 6:00 p.m. a 10:00 p.m., cuando recibes una botella de vino o de Veuve Clicquot de cortesía al pagar con Visa Infinite, o una botella de vino al pagar con Visa Signature (más detalles para tarjetahabientes de Visa Infinite aquí y de Visa Signature aquí).

El sentido de tapear

Uno de los aspectos que caracterizan la gastronomía en España son las tapas, ese arte de compartir varios platos entre amistades o familia. Jordi y su equipo de cocina se han esmerado en construir un menú de tapas que permite degustar un poco de su ciudad natal, pero con el gusto caribeño y algunos toques de otras gastronomías de Europa. Así crearon las bolitas de risotto de gandules y chorizo español. De primera instancia, al probarlas, los gandules le otorgan ese inconfundible gusto de la comida boricua. Pero hay algo distinto, un sabor que no es común en los platos locales, que le da el embutido. Carne y granos se mezclan en una danza de sabores que se complementan a la perfección con la salsa tártara roja ligeramente picante que los acompaña.

Jordi se fija en la expresión de felicidad absoluta de los comensales al comer.

Así ocurre con los pinchitos de pollo a la Barceloneta. Sorprenden por su sencillez aparente, aunque al probarlos, se percibe la sazón de las especias que arropan la carne tierna del pollo, que contrasta con una juguetona crema agria. “Es para balancear los sabores”, afirma el cocinero. Luego, con aire aventurero, cuenta que el uso de las especias es parte de la tradición fenicia, herencia de los primeros pobladores de esa zona en la península ibérica.

Llega el turno de probar el salmón en salsa bearnesa con vegetales frescos. Se trata de un plato ideado por Janice Salinas, quien es la propietaria del restaurante y una estudiosa incansable de la gastronomía. La calidad del pescado se percibe desde el primer bocado. Suave y jugoso, se mezcla con el sutil gusto de la salsa francesa y combina muy bien con los vegetales ligeramente salteados.

Sutileza que atrapa

Pero una velada no está completa sin un delicioso postre. La travesía culinaria por Cataluña culmina con varias alternativas. Para quienes aman el chocolate, uno de los predilectos es la pirámide de tres chocolates. Confeccionada mediante un meticuloso proceso que puede durar hasta dos horas, tiene una capa dura elaborada con chocolate amargo que encierra en su interior un mousse con la mezcla de otros dos tipos de chocolate. Servida con decoración frutal, la unión del dulce con el amargo crea un balance idóneo para el postre.

Otro de los favoritos es la mousselina de quesos frescos. Servida en una elegante copa, se trata de una cremosa mezcla de quesos, que lleva en el tope una confitura de frutos del bosque y en el fondo, una crema de dátiles. Se siente ligera y es perfecta para quien haya dejado poco espacio para el postre. Ahora bien, cuenta uno de los meseros que más de una vez ha visto personas ordenar una segunda copa para un solo comensal.

Y es que la experiencia en Condal cautiva. La música, los colores, la decoración o las atenciones están diseñadas para transportarte a otro lugar: a esa Barcelona mágica a la que una vez visitas, siempre querrás regresar.

LO QUE NO TE DEBES PERDER

Estofado de costillas de res

Hay que decirlo: el estofado de costillas de res impresiona. Es un plato imponente, con dos trozos de carne sobre una cama de majado de viandas del país y rodeado de una salsa cremosa de tono oscuro. Al llegar a la mesa, todo el mundo mira expectante. “Quieren ver que despegues el hueso de la carne”, dice Jordi. Prácticamente sin esfuerzo, se toma el hueso del costillar y con el tenedor, se desliza la carne. No hay mejor testigo de lo tierna que está, luego de cocinarse por espacio de entre cuatro a seis horas. La textura es blanda, y la salsa tiene un gusto intenso que deja con deseos de más. Se trata de una combinación de los jugos de la carne al cocerse con una variedad de vinos tintos y algunos ingredientes que el equipo de cocina prefiere mantener en secreto. Acompáñalo con el vino tinto de preferencia y de seguro querrás volver por más.

Cócteles para cada ocasión

En Condal hay dos barras —una en el primer piso y otra junto a la terraza del segundo nivel. Cuenta Janice que el equipo de barra puede preparar “cualquier cóctel clásico que desees; el que quieras”, pero que recientemente decidieron ampliar el menú para incluir varios tragos insignes. Destaca el Condal Sunrise, ideal para iniciar el almuerzo. Tiene una mezcla de ron añejo y ron con especias, junto con jugos cítricos y granadina. Para la cena, viene muy bien el Sidecar de Pera. Se trata de una versión renovada de este clásico, pues utiliza una mezcla de brandy regular con brandy de pera, jugo de limón y azúcar morena en el borde de la copa. ¡Salud!

INSIDER TIPS

– Uno de sus mayores encantos es la terraza. Con una imponente serpiente hecha con la técnica del trencadís —trozos de cerámica quebrada— distintiva del Park Güell de Antoni Gaudí en Barcelona, ofrece un espacio amplio y ameno donde disfrutar veladas bajo las estrellas.

– Se aceptan reservaciones vía telefónica y a través de la web. Es recomendable reservar, especialmente los fines de semana.

#SalconVisa

Botella Veuve Clicquot o vino de cortesía al pagar con Visa Infinite

Botella de vino de cortesía al pagar con Visa Signature