Destilería Bufallo Trace Ballester y sus dos siglos de sabor Por Sal! el

La destilería Buffalo Trace del estado de Kentucky, importando a la isla por Ballester Hemanos Inc., celebró una cata recientemente para dar a conocer su amplia variedad de bourbon whiskeys.

“Ninguna destilería ha recibido más elogios nacionales e internacionales que Buffalo Trace; escritores, entusiastas y varias competencias de licores del mundo han entregado más de 500 reconocimientos a nuestras marcas”, expresó Drew Mayville, “master blender” de la destilería Buffalo Trace. “Nuestra pasión por la destilación, ha sido transmitida durante estos dos siglos, y ha sido venerada por los expertos de todo el mundo”, añadió.

“Por más de 200 años la destilería ha sido caracterizada por su dedicación a la creación de el whiskey americano. Los whiskeys son tan exquisitos, que pueden ser degustados solo (en la roca), o para combinar, gracias a su diversidad puede ser utilizado en gran variedad de cocteles”, comentó Ashley Martínez, gerente de marca de Ballester Hermanos.

La cata presentada en el restaurante Rare 125 fue dirigida por Mayville, quien dio a conocer el trasfondo de la destilaría y cuatro de sus distintivos licores: Buffalo Trace, en vista presenta un color ámbar, mientras en nariz un complejo aroma a vainilla, menta y melaza. En boca presenta notas dulces de azúcar morena y especias que dan paso al roble, toffe, frutas oscuras y anís.

El Small Batch 1972 es un bourbon picante ideal para disfrutarlo en una tarde soleada con unos cuantos cubitos de hielo. Envejecido durante ocho años, este Bourbon tiene aromas a maíz, caramelo y mermelada. El equilibrio clásico de especias y roble conduce a un largo final seco.

Eagle Rare esta extraordinariamente elaborado y envejecido durante diez años. Cada barril se selecciona con distinción para ofrecer un sabor consistente, pero con una personalidad aparentemente individual. En nariz es complejo, con aromas a toffee, naranja, hierbas, miel, cuero y roble. El sabor es atrevido, seco y delicado con notas de almendras confitadas y cacao muy rico. El final es seco y persistente.

Por su parte, el Sazerac Rye, original de Nueva Orleans simboliza la tradición e historia que remota a la década de 1800. En nariz presenta notas a clavo, vainilla, anís, pimienta y notas sutiles de dulces especias y cítricos. El gran final es suave con notas de regaliz.