Cena para celebrar un gran legado Por Sal! el

La elegancia, el glamour y la alegría de celebrar una institución que ocupa un lugar protagónico dentro del quehacer cultural de Puerto Rico; todo esto se conjuga en el ambiente que rodea la tan esperada gala anual del Museo de Arte de Ponce.

Para muchos es también el evento social esperado año tras año para marcar el inicio de la época navideña.

La oferta gastronómica a ser degustada esa noche es sin lugar a dudas uno de sus elementos más importantes. Y, en este sentido, el reconocido chef Juan José Cuevas se ha esmerado, como siempre, en confeccionar más que un menú una experiencia culinaria, un viaje de simbolismos desde el paladar para comunicar el sentido del tema de esta gala: “Legacy”.

Surtido de postres “one bite” que incluye Pavlovas miniatura, Petit Gateaux de Mousse de Chocolate y Avellanas, Macarons surtidos, bombones de chocolate, entre otras delicias. (Foto José Rafael Pérez Centeno)

“Esta año, la gala está dedicada al legado, así es que el menú como el New York Steak y los minipastrami sándwiches están inspirados en Nueva York, ciudad donde don Luis A. Ferré compró algunas de sus primeras obras. Añadimos el toque elegante con la sopa de habichuelas con trufa, la lubina con la emulsión de cítrico y tarragón y entre los canapés, los blinis con salmón y caviar y los “latkes” de papa con jamón de pato y manzanas caramelizadas”, explica Cuevas, chef ejecutivo del Hotel Condado Vanderbilt, que acogerá esta gran celebración el viernes 7 de diciembre desde las 8:30 p.m.

“Queríamos transportar al menú el aire sofisticado de la celebración y los postres me dieron la oportunidad perfecta para lograrlo. Todos son ‘one bite’ y resaltan los colores del logo Legacy, negro y metálicos. Van a encontrar sabrosuras como Pavlovas miniatura, Petit Gateaux de Mousse de Chocolate y Avellanas, Macarons surtidos, bombones de chocolate pintados a mano”.

El New York Steak “Au Poivre”, con salsa de crema de cognac y papas rostizadas con especias. Bajo estas líneas, Juan José Cuevas, chef ejecutivo del Condado Vanderbilt, durante la presentación del menú que confeccionó para la gala “Legacy”. (Foto José Rafael Pérez Centeno)

Vital la ambientación

Pero aparte del menú, la ambientación es otro factor que cada año crea expectativa entre quienes asisten a la gala del Museo de Arte de Ponce. En ese sentido, Emilio Olabarrieta, de Event Atelier, también se inspiró en el término legado.

“Estamos superentusiasmados y deseosos de presentar la gala en todo su esplendor. El año pasado sucedió en medio de una crisis, por eso es bien importante que este año, que ya estamos más establecidos, mostremos la alegría de poder celebrar en grande los 60 años del Museo. En ‘Legacy’, el espacio se convertirá en un canvas negro donde presentaremos la luz en su mayor esplendor. Queremos que se vea como las estrellas que brillan en el firmamento. Las luces simbolizan todas las cosas importantes que han sucedido en el Museo”, comenta Olabarrieta.

“La idea es resaltar la iluminación a través del efecto del negro contra la luz. Todo en el salón desaparece y los detalles de decoración con luces mostrarán un efecto mágico donde parecerá que todo está flotando. El juego de luces en diferentes alturas y composiciones y el uso de follaje local, oreja de elefante pintadas de negro con toques de luz, creará un fascinante dramatismo”, añadió el experto decorador.

En cuanto al mobiliario, usarán una combinación de mesas tipo lounge, redondas, rectangulares y largas comunales. El área de las mesas será resaltada con luces colgantes estilo vintage Edison y una gran cantidad de velas. La estación del “grand bar” será el punto focal con una instalación de luces en el centro.

“Una serie de tubos negros formarán esculturas que les recordarán los rascacielos de Nueva York”, concluyó.