Halifax, Canadá: encantador destino de cruceros Por Raisa Rivas Español el

Halifax, en Nueva Escocia, es uno de los puertos más encantadores de la ruta de cruceros que van por Canadá-Nueva Inglaterra. Es la ciudad más grande y la capital de Nova Scotia. Las rutas que la incluyen se hacen ya sea saliendo de Nueva York o Boston, hasta Quebec o Montreal, en Canadá, o a la inversa y se extienden desde algunas fechas de primavera y verano hasta el otoño, una de las épocas más bellas para navegar por la región.

Mi reciente visita fue a bordo del Viking Sea, que en una travesía desde Nueva York a Canadá, hizo una parada de unas ocho horas, en la ciudad. Por la mañana, aprovechamos a utilizar los autobuses de dos pisos tipo hop on hop off, que era una de las excursiones incluidas en el viaje y que nos dio la oportunidad de visitar algunos puntos de interés como La Citadel y el Fairview Cemetery, y por la tarde nos dio tiempo a hacer una excursión al precioso Peggy Cove, y darle un vistazo al famoso faro. Aunque esa no estaba incluida, era muy económica y valió la pena, ya que la carretera es escénica, con preciosos árboles de colores otoñales en esta temporada y rodeada por un lado de lagos y del mar por el otro.

Algunas recomendaciones

Aunque parte de su historia es trágica (relacionada al Titanic), vale la pena conocerla. Halifax es una ciudad hermosa, muy limpia y organizada, y cuenta con numerosos atractivos, aunque hay que decir que su fama mayor vino por ser conocida por muchos como la Ciudad del Titanic. Esa fue la ciudad más cercana al lugar donde naufragó el barco RMS Titanic, el 14 de abril de 1912 y posteriormente se hundió el día 15. Muchos de los cadáveres recuperados fueron enterrados en varios cementerios de Halifax (la mayoría, en el Fairview Cemetery), así que a pesar de que es trágico, la visita a uno de estos cementerios resulta ser una de las atracciones turísticas más visitadas, pero muy emotiva (a unos 20 minutos del puerto, en auto).

También relacionado con el Titanic es The Maritime Museum of the Atlantic. Este es el museo marítimo más grande y antiguo de Canadá y tiene varias exhibiciones, incluyendo algunas como Titanic: The Unsinkable Ship con pertenencias de algunos pasajeros y otra con la explosión de Halifax, un suceso no relacionado con el Titanic, pero ocurrido en 1917 y que es considerado el día más trágico de su historia.

El puerto está bien accesible a la mayoría de las atracciones, así que puedes visitar muchas de ellas a tu paso, sin ninguna excursión, si lo prefieres. El histórico puerto de cruceros Pier 21, en el downtown, está muy accesible a varias de las principales atracciones, a las que se puede ir caminando por el Halifax Waterfront Boardwalk. Este paseo tablado es uno de los más grandes y la atracción más visitada de todo Halifax. También está inmediato al terminal de cruceros el Pier 21 Immigration Museum, y cuando sales del puerto hay autobuses de dos pisos, para los que prefieren tener un vistazo general sin tener que caminar mucho, para aprovechar al máximo el tiempo de visita. Puedes comprar un boleto si no está incluido en tu crucero.

Muy cerca del puerto está el Halifax Seaport Farmer’s Market. Es un gran favorito y el mercado de granjeros más grande en mantenerse en operación contínua en Norte América. Vale la pena darle un vistazo rápido. También están los Halifax Public Gardens, los jardines victorianos más antiguos de Norte América.

La Citadel es otro de los puntos de interés que debes conocer. Caminando por más de media hora (o en la guagua turística o taxi), también puedes llegar a la Citadel, un antiguo fuerte que es un Sitio Histórico Nacional y está ubicado en una colina, desde donde tendrás un vistazo panorámico de la ciudad. Es accesible también desde el Paseo Tablado y antes de llegar verás el Old Town Clock, un reloj que es parte de la historia, aunque ahora está en reparación. La Citadel fue uno de los lugares usados para defender a la Bahía de Halifax de los ataques enemigos y ofrece un espléndido vistazo de su pasado. Diariamente, se puede ver el cambio de guardia, una ceremonia simbólica, corta, pero vistosa y colorida.

Hay otras atracciones cercanas para visitar, y entre las imperdibles está el famoso Peggy’s Cove, un escenario como de un cuadro de un pintor, con un faro que es considerado uno de los lugares más fotografiados del mundo.