5 ideas si sales desde Nueva York Por Francisco Díaz el

La temperatura está perfecta con una brisa fresca, que no baja todavía de los 50 grados Farenheit. Las hojas amarillas están asomándose con todo su esplendor, y el puerto de Manhattan tiene cruceros para escoger. No hay dudas, el otoño es la época perfecta para visitar Nueva York. Eso sí, no vayas con la idea de que como es temporada “baja” de turistas, la ciudad está vacía, Nueva York nunca lo está, pero el gentío es menor que si vas en otras fechas.

Las líneas de crucero se lucen saliendo desde ese puerto, ofreciendo travesías otoñales que usualmente van a Canadá, aunque hay otros que salen hacia el Caribe y otros destinos. Varias líneas como Viking Cruises ya tienen uno de sus barcos allí, navegando en ruta hacia Montreal, Canadá, y recorriendo la región de Nueva Inglaterra, un clásico de la temporada.

Si vas, aquí te presento cinco recomendaciones para que aproveches tu visita a La Gran Manzana:

1. Separa unos días para conocer la ciudad, que puede ser antes o después del crucero – Para quienes me han preguntado, prefiero los “precruceros”, porque llego con toda la energía y curiosidad propias del viaje, y no al final del crucero, cuando quiero regresar a casa, pero eso depende de las opciones y destinos de cada viaje. Aprovecha que en otoño los hoteles de Nueva York, que son bastante costosos, tienen precios muy razonables y que los boletos aéreos también están bien económicos.

2. Si haces un buen plan de viaje, aprovecharás hasta el último minuto de visita – En mi reciente visita, y con poco tiempo disponible para tours adicionales a los que me ofrecía el barco, compré un pase Hop On-Hop Off de Gray Line, y aunque lo usé solo cinco horas, que era el tiempo dispuesto para tener un vistazo de algunas atracciones, mi inversión estuvo muy bien aprovechada. Con esos tours (lo ofrecen diversas empresas, de variada duración y por uno o varios días), puedes visitar todo el Downtown y el Uptown. Entre los lugares donde tiene paradas, están el Parque Central, el Rockefeller Center, Macy’s (que con sus 10 pisos y ocupando toda una cuadra, es la tienda más grande del mundo), el Empire State Building, hacer el crucero para la Estatua de la Libertad y llegar hasta el Museo del 911 y el One World Trade Center. Tú decides dónde y cuándo te bajas, pero si quieres entrar a esas y otras atracciones, toma en cuenta que tienes que comprar un tour que lo incluya, no solo el transporte.

3. Camínala – Si prefieres irte independiente y conocer uno o varios lugares, desde el terminal de cruceros de Manhattan puedes llegar a varias de las atracciones más importantes y muchas de ellas, caminando. El puerto tiene varios muelles identificados por números, siendo los más populares el 84 y los del 90 al 92. Todos están a menos de media hora de atracciones importantes como el Parque Central y el Rockefeller Center, incluso de Times Square. Aunque para nosotros no es norma, Nueva York es una ciudad muy caminable y tiene muy bien ganado el nombre de la Ciudad que nunca duerme. Hay muchos negocios que operan las 24 horas y las fiestas y comidas se ofrecen hasta altas horas de la madrugada. Ten presente que caminar de noche para llegar al puerto no es buena idea. Los taxis son muy económicos desde puntos de interés como el Rockefeller Center (unos $10) y vale la pena usarlos si es de noche. Además hay Uber y todo tipo de transporte público incluyendo el famoso Subway de Nueva York, baratísimo y con paradas literalmente en todos sitios.

4. Ve a Broadway – Las obras de Broadway son perfecta opción para quienes tienen poco tiempo en la ciudad. Pero son muy populares, y algunas se llenan completamente cada noche, además de que son bastante costosas. No te desanimes, hay opciones si no tienes una gran favorita y eres flexible. Si compras tu boleto en la boletería (verás el letrero de Tkts), ubicada en Times Square, debajo de los populares escalones rojos donde miles se sientan diariamente, podrás comprar boletos para la función de esa misma noche a precios de descuento, muchas veces con 50% menos que en la puerta del teatro. Los venden para todas las obras y todos los teatros que tengan disponibilidad para el mismo día y son completamente válidos y legales. Otras actividades populares solo en temporada otoñal o de invierno son el espectáculo de las Rockettes y el patinaje sobre hielo en la pista del Rockefeller Center que empieza en octubre.

5. Vete de shopping o a comer – Son dos de las actividades más populares y en ambas el denominador común es que hay para todos los presupuestos. Desde la elegante Quinta Avenida y los restaurantes para ricos o famosos, hasta comer pizzas o hot dogs en cualquier esquina y un exquisito cupcake de Magnolia Bakery, allí hay de todo.