El cerdo, rey del verano entre los latinos Por Doreen Colondres el

La carne de cerdo es una proteína que se cocina rápido, no requiere de muchos ingredientes para saborearla, y la podemos servir con cualquier acompañante.

Estudios demuestran que es baja en calorías y alta en nutrientes, lo que la hace una opción ideal a la hora de seleccionar algo para asar a la parrilla, al horno o a la plancha. Ocho cortes de carne de cerdo –desde el lomo y las chuletas de lomo hasta las chuletas de ojo de bife– son clasificados como magros por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Ocho de los cortes más comunes contienen, en promedio, un 16 por ciento menos grasa y un 27 por ciento menos grasa saturada que lo que contenían hace 20 años. Es proteína magra, con nutrientes, vitaminas y minerales, incluyendo tiamina, fósforo, zinc, selenio, niacina, vitamina B6 y B12. Los cortes de carne de cerdo de lomo –incluyendo las chuletas, el asado y la carne de cerdo molida con un 96 por ciento de carne magra– son los cortes de carne de cerdo más magros del mercado.

Así que, teniendo en mente todo esto, me puse creativa, le agregué cerdo a mi “quinoa salad bowl” y solo me queda contarte que quedó sabroso, refrescante, saludable y divertido:

Bowl de filetes de lomo, quinoa y mangó
2 personas, 15-20 minutos

Para el cerdo necesitas:

1 libra de chuleta de lomo en una pieza
2 dientes de ajo
2 cdas. de aceite de oliva
Sal y pimienta a gusto

Para la ensalada puedes optar por:

1/2 taza de quinoa cocida
10 tomates cherry cortados a la mitad
1/2 mangó fresco, maduro y cortado en cubos 1/2 aguacate hass
11/2 taza de lechuga, rúcula, alfalfa y/o berro 1/4 taza rábanos, zanahoria y/o palmitos
4 tbsp. aceite de oliva extra virgen
Jugo de limón o 1 cda. de vinagre sherry
Sal y pimienta a gusto
Pizca de cilantro

Lo que tienes que hacer:

1. En una sartén en temperatura mediana alta, agrega el aceite. Cuando esté bien caliente, agrega el lomo, los dientes de ajo enteros y dora bien por tres a cuatro minutos por cada lado, medio tapado y teniendo en cuenta que tienes cuatro lados. La idea es que te quede bien jugoso con una temperatura interna de 145°F.
2. Mientras, prepara el bowl. Aquí todo se vale, usa lo que más te guste o tengas disponible. Mantén varios colores y texturas. Algo dulce, cremoso, refrescante y crujiente en cada bocado.
3. Añade aceite de oliva y jugo de limón o vinagre a gusto y mezcla bien.
4. Retira el cerdo, déjalo descansar tres minutos y luego córtalo en cubos y échalo a la ensalada.

La autora es latina, una viajera incansable graduada y certificada en cocina y vinos. Síguela en las redes como Doreen Colondres, visita su web www.LaCocinaNoMuerde.com o adquiere su libro en Amazon.