Conoce por qué deberías conservar el agua en la que cocinaste la pasta Por GDA el

¿Escurres la pasta en un colador? Lo mejor es que ya no lo hagas porque dejando ir el agua por el tubo desperdicias lo que los cocineros llaman “oro líquido”.

Al cocinar la pasta, esta libera almidón y tiñe de blanco el agua, que lentamente se va quedando más espesa. Lejos de ser un deshecho, ese líquido es el ideal para emulsionar la salsa con la que serviremos la comida.

¿Para qué emulsionar? Sencillo: hacerlo evita que el plato esté rodeado de esa sustancia acuosa y rojiza que se produce cuando el agua, el aceite y la salsa se separan. Conclusión, se arruina la presentación.

Pero no es todo porque el almidón que queda en el agua de cocción, además de emulsionante, funciona como espesante. Poniendo un poco a la salsa, los líquidos y los aceites se mezclarán y quedará más cremosa y espesa.

El truco de los cocineros va un poco más allá: si no escurres por completo la pasta, la salsa se adherirá a ella y el sabor será más completo.