Paseo por los lagos Finger Por The New York Times el

Por Kenneth R. Rosen
The New York Times

Los más o menos 23,400 kilómetros cuadrados que rodean los 11 sinuosos lagos Finger, en la región centro-occidental del estado de Nueva York, están llenos de colinas azulas, ondulantes tierras agrícolas y viñedos que producen algunas de las mejores uvas riesling del mundo. Es una región de encantadoras aldeas y pueblos, con tesoros históricos como el Parque Nacional Histórico de los Derechos de la Mujer en Seneca Falls. Ithaca, sede de la Universidad Cornell, es la joya de la corona regional, con gran abundancia de atracciones culturales para el viajero de fin de semana.

Contigua a la costa del lago Ontario, a las montañas Adirondack y a una serie de escarpados acantilados a lo largo del río Genesee, sobre el cual fluyen tres de las cataratas más espectaculares del estado, esta región atrae a excursionistas, aficionados a los barcos, montañistas y otros buscadores de emociones. Los observadores de aves pueden esperar ver al pato huyuyo, al tángaro rojinegro y al pito crestado en verano. No trates de ver todos los lagos en un solo día, pues cada uno ofrece un mundo característico y vibrante en sí mismo.

Viernes 2:00 p.m. Flores y cascadas

Los Jardines Botánicos de Cornell son una delicia a principios de verano con la caléndula acuática y el trilio en plena floración en el centro de este lugar de 14 hectáreas. Son 12 jardines de especialidades, entre ellos el jardín Bioswale, con pasto varilla nativo y botón de oro, el jardín botánico Pounder y el jardín de rocas Heasley, se alinean en el borde septentrional del plantel universitario.

Desde la concepción de la Sala Sage de Cornell en 1875, el primer dormitorio para mujeres de la universidad, donde se construyó un vivero para las clases de botánica, los jardines han crecido para satisfacer a los visitantes que buscan todo tipo de especímenes, desde col de los pantanos hasta las 123 variedades de rododendro de la colección de rododendros Bowers. A poca distancia al norte se encuentra la cascada más alta de este lado de las Rocallosas, y una cascada de más o menos 10 metros más alta que las de Niágara. Situada en el parque estatal de las cascadas de Taughannock, la cascada que le da nombre al parque está en su momento más vibrante en primavera, cuando el agua cae por una garganta apuntalada por acantilados de más de 393 pies. La admisión tanto al parque como a los jardines es gratuita. Para los peatones; la entrada con vehículos, el campamento y otras actividades sí requieren pagar una cuota.

5:00 p.m. Empápate de música

En un extremo del lago Cayuga, Ithaca es una ciudad llena de música. Courtney Love esparció cenizas de Kurt Cobain cerca de ahí. La Escuela de Música del Colegio Ithaca, que empezó como conservatorio de música, atrae a músicos sinfónicos, de blues y de jazz. Y sitios como Dock ofrecen música en vivo. A lo largo de la amplia ruta peatonal de Ithaca Commons, en el sótano de la librería de segunda Autumn Leaves, Angry Mom Records tiene una colección de rarezas y de cosas simplemente locas. Pasa una hora en esta ecléctica casa de la música con su sencilla decoración de cajas de leche, ojeando álbums de grupos como Mars y Do Make Say Think.

6:00 p.m. Menús locales

Aunque la ciudad es conocida por su Bo Burger, hamburguesa de queso coronada con un huevo estrellado, hay mucha innovación en el mundo culinario. En el enclave Coltivare, revestido de ladrillos, los estudiantes del colegio comunitario Tompkins Cortland sirven poutin de pato (rehogado a la sartén con queso de producción local, $12) y una sabrosa hamburguesa de alce ($16), como parte de un programa culinario que aspira a darles a los estudiantes experiencia ilustrada. Si te animas a regresar a las cascadas, Hazelnut Kitchen ofrece cenas de la granja a la mesa en un pintoresco ambiente con un menú inspirado en los proveedores locales. La carta cambia cada semana y las actualizaciones aparecen en línea todos los días. Recientemente hubo piroguis con queso de cabra, cebollas caramelizadas, mantequilla de manzana y papas batidas ($23) y merluza empanizada con pan de maíz ($26). Reserva con anticipación.

8:00 p.m. Cidra y suflé

Pasea rumbo a un bastión eterno de Ithaca. Just a Taste ofrece entradas estilo tapas con maridaje de vino local en un increíblemente acogedor rincón frente a los Commons. Toma la sabrosa cidra o elige algunos de los vinos riesling o cabernet de la región con un postre, entre los que incluye un suflé de chocolate caliente ($6).

Sábado, 9:00 a.m. A través del cristal brillante

En el pueblo de Corning, al sur del lago Keuka, el museo Corning del Vidrio atrae a visitantes de toda la región y de más allá, que vienen a conocer la colección de 50,000 objetos de vidrio del museo. Una nueva galería exhibe casi 50 mosaicos de vidrio creados por Louis C. Tiffany de 1890 a 1920. Los talleres y las clases de 40 minutos de duración que se imparten todos los días a cargo de maestros sopladores de vidrio, les enseñan a los visitantes los matices del trabajo con vidrio y fuego, así como aspectos más técnicos, como fundición y el pulido con arena. Admisión: $19.50; gratuita para menores hasta de 17 años.

12:00 p.m. Barbacoa y cerveza

Llega a Nickel’s Pit BBQ para comprar un corte de falda ahumada lentamente ($13) o sándwiches como el cubano ($14) con tocineta doble. Lleva tu festejo al pie del recorrido vinícola del lado Seneca, pasando el parque estatal Watkins Glen. Cerca de ahí encontrarás Rooster Fish Brewing, que ofrece mesas de picnic bajo techo para que lleves tu propia bastimenta y disfrutes de las cervezas artesanales de temporada de la casa. Prueba cuatro “samplers” de cuatro onzas por $8 y posterior, cada uno por solo $2.

2:00 p.m. Desvío a los olivos

El lago Keuka, que da nombre a los vinos de toda la región, es uno de los más pintorescos y menos visitados, rodeado de una campiña llena de viñedos, cabañas y panoramas sin obstrucciones. En la punta meridional del lago, Keuka Oil Company, en la pintoresca plaza de Hammondsport, ofrece más de 30 aceites de oliva con esencias, como el de romero con ajo y parmesano, el de cilantro con chipotle ($16 cada uno), el de aguacate con ajo y un aceite de semilla de uva, extraídos por un nativo de Penn Yan, pueblo del extremo septentrional del lago Keuka.

4:00 p.m. Trepa a los viñedos

Los senderos de vinos y los huertos de manzanas para la producción de cidra se encuentran por toda la región, como también las compañías de autos y limosinas privadas, servicios necesarios para los visitantes que se dan gusto en la cata de vinos y cosas por el estilo. La mayoría de los choferes cobran unos $35 por hora y llevan a los visitantes por los serpenteantes caminos con vista a los ondulantes valles de viñedos por encima de los lagos. El lago Seneca es el más profundo de los lagos Finger, con una profundidad de 188 metros.

A su alrededor hay más de 30 bodegas de vino y viñedos. Un chalet con vista a las 32 hectáreas de los viñedos Lakewood en el lago Seneca ofrece 14 variedades de vino, entre ellos un Gewürztraminer muy pálido ($15). La degustación de cinco minutos está incluida en la compra de una botella (de otro modo, la degustación cuesta $3). En el viñedo Shaw, la degustación de vinos secos cuesta $5 y ofrece la posibilidad de probar su Vin d’Orange Shaw, un vino blanco producido como vino tinto, lo que le da su color naranja. Botanee en Ravinous Kitchen en los vinos Ravine, donde recientemente un menú de comida y vino (huevo de pato con aioli, queso feta de leche de cabra asado con betabel crudo, mousse de calabaza y nuez blanca, confite de pato y ensalada de rúcula silvestre, todo maridado con vinos de la casa) costó $12 y una selección de quesos y carnes frías, $12.

7:00 p.m. Precio fijo con vino

Consigue una codiciada reservación en FLX Table, derivación de los viñedos del mismo nombre, en uno de sus dos horarios nocturnos. El menú de precio fijo de cinco platillos ($49) es una experiencia íntima en una mesa compartida frente a la cocina abierta. O si no, diríjete a Red Dove Tavern. Inaugurado en 2007 por los esposos Rune Hilt y Giulietta Racciatti, originarios de Filadelfia, el restaurante-bar ofrece la comida clásica de un pub en una vibrante atmósfera de bistró de mucha onda. Pide el rosado seco Damiani Wine Cellars ($9) o decídete por una cerveza local como la Lucky Hare Cézanne ($5 la pinta) para acompañar una docena de almejas en un caldo de mantequilla y vino ($13.50).

Domingo, 9:00 a.m. Botas y libros

En la orilla occidental de la región, el río Genesee fluye a través del Gran Cañón del Este (el parque estatal de Letchworth), rodeado de 106 kilómetros de senderos para excursionismo, montar a caballo, pasear en moto de nieve o esquiar a campo traviesa. Esta parte del estado, misteriosamente tranquila y apartada, contribuye al encanto de visitar las cascadas cuando la primavera se está convirtiendo en verano. Levántate temprano y asciende a las nubes en un globo aerostático para ver las cascadas al amanecer (reserva con anticipación, $285 por viaje). O mantén los pies en el suelo y agasájate con la colección de libros raros, agotados y ocasionalmente extraños en Old Scrolls, una joya de librería instalada en una vieja granja.

11:00 a.m. Vete del pueblo

Ya viste los lagos desde el cielo y los altos caminos serpentinos. Ahora conócelos de cerca en alguno de los recorridos ofrecidos en el Canandaigua Lady, réplica de los botes de vapor del siglo XIX (cruceros con almuerzo desde $35 por adulto y $21 por niño). O bien, renta tu propio equipo en Canandaigua Sailboarding ($20 por una hora con kayak doble, $7 la hora adicional), y rema para olvidarte de los excesos del fin de semana.

Alojamiento

Belhurst Castle, 4069 West Lake Road, Geneva, belhurst.com. Construido en 1889, el castillo ofrece 47 alojamientos en chalés, casas y en el castillo (hay 11 en el castillo propiamente dicho). Habitaciones a partir de $145 por noche en temporada.

Chalet of Canandaigua, 3770 State Route 21, South Canandaigua, chaletbandb.com. Esta casa privada fue convertida en 2007 en posada de cama y desayuno con tres suites tamaño King, que van de $245 a $299 por noche, lo que incluye desayuno de tres platos en la mañana y postre en la noche.

William Henry Miller Inn, 303 North Aurora St., Ithaca, millerinn.com. Fue construido por el primer estudiante de arquitectura de Cornell, Henry Miller. La casa convertida cuenta con torreones estilo Tudor y está adornada con ventanas emplomadas Tiffany del siglo XIX. Las habitaciones dobles y sencillas van de $195 a $280, lo que incluye bebidas y comidas.