Me sabe a mantecado creativo Por Paul E. González Mangual el

La vida tiene muchísimos placeres, como viajar, estar en familia, enamorarse, divertirse con las amistades, jugar deportes, comer, entre otros. Pero solo existe un placer que es extremadamente delicioso, cremoso, frío, dulce, adictivo, que nos hace sonreír, y es comer mantecado.

Una historia llena de sabor

Las primeras versiones del mantecado surgen muchos siglos antes de Cristo. Los grandes emperadores de sus tiempos, Alejandro el Grande, Rey Salomón y algunos descendientes de Julio César hacían ir a sus subordinados a buscar nieve para luego mezclarla con frutas, jugos y miel; de esta forma, crearon las primeras ediciones de lo que hoy conocemos como mantecado.

Al paso de los años, estas recetas comienzan a tomar forma gracias a la inventiva de las cocinas francesas e italianas. Combinando ingredientes locales e importados empiezan a confeccionar las primeras recetas con lácteos incluyendo leche, mantequilla, huevos y endulzantes. Al poco tiempo, el público podía disfrutar este nuevo postre helado en cafés alrededor del país.

El éxito fue tan grande que no tomó mucho tiempo en expandirse por toda Europa y dar el salto al continente norteamericano. A la par con los avances tecnológicos de la época, el mantecado se diversificó y sus sabores comenzaron a evolucionar de maneras muy creativas. Hoy es uno de los postres más consumidos a nivel mundial y de los que todos disfrutamos en familia.

La creatividad hecha mantecado

El clima tropical en el Caribe es muy propenso a que los puertorriqueños nos deleitemos con bebidas y postres fríos, como lo es el mantecado. Sin embargo, localmente la evolución de este postre se había mantenido neutral por mucho tiempo hasta que en el 2013, todo cambió.

Este nuevo capítulo en la historia del mantecado surge cuando una joven pareja del patio, Emy Rosa y Carlo Malavé, decidieron darle un giro de 180 grados a este postre que tantas sonrisas logra en nosotros. Carlo estaba recién graduado de Artes Culinarias de la Escuela Hotelera de San Juan y Emy era estudiante de Administración de Empresas, una combinación muy poderosa a la hora de transformar una visión en realidad. Sin embargo, ambos habían perdido sus trabajos y esperaban la llegada de su segunda hija, así que decidieron comercializar sus postres creativos que llevaban a actividades de la escuela de su hija, y en ese momento nace Rare Candy Creations.

Desde su incepción, Rare Candy Creations tiene como objetivo ofrecer a sus clientes alternativas diferentes, llamativas, coloridas y divertidas a los tradicionales mantecados. Algunas de sus creaciones son: “Cosa Verde” (combinación de Mountain Dew y Doritos), “Fluffy Bacon” (mantecado de tocineta, maní salteado y malvaviscos) y uno de sus más populares es el  “Brunella” (mantecado a base de Nutella con trozos de “brownies” hechos en casa). Todas sus confecciones cuentan con sabores y texturas con ingredientes locales y la menor cantidad de colorantes o saborizantes artificiales.

Además de sus creativas combinaciones, Emy y Carlo también innovaron en la forma en que sus clientes adquirían sus productos, utilizando un sistema de “delivery” de mantecado; algo nunca antes visto en la isla.

Más que elaborar mantecados, Rare Candy Creations ha logrado innovar y evolucionar un producto tradicional para convertirlo en toda una experiencia gastronómica. Para entenderlos, ¡hay que probarlos!