Hay Terraza pa’ largo Por Beatriz Villanueva el

Durante los pasados dos meses me he dado a la tarea de visitar algunos restaurantes para verificar si están ofreciendo servicio. Me he topado con varios escenarios, están los que a pesar de la difícil situación con la energía eléctrica se las han ingeniado para abrir sus puertas y seguir generando su dinerito. También están los que lamentablemente han tenido que cerrar sus puertas por causa del impacto económico que les causó el huracán.

Ahora mismo lo que abunda entre los dueños de restaurantes son historias maravillosas de resiliencia y perseverancia. Es eso exactamente lo que quiero compartir con ustedes hoy.

El pasado viernes tenía ganas de salir a dar un paseíto con mi esposo. Nos dirigimos hacia el restaurante La Terraza, en Dorado. Fuimos pensando que quizás estaba cerrado, para nuestra sorpresa estaba abierto. Este restaurante es uno de nuestros favoritos y les cuento por qué: primero que todo tiene una terraza de madera al aire libre espectacular, el servicio de las meseras y “bartenders” es personalizado porque su especialidad es visitarte a la mesa para darle seguimiento a lo que estás tomando o comiendo. Por tal razón, ya de primera instancia saben qué bebida o comida ofrecerte sin tener que estar caminando hacia la barra a preguntar. Este servicio es muy exitoso para mantener constantemente el nivel de ventas alto, pero a la misma vez le ofrece al cliente comodidad y atención.

Casualmente, por nuestra mesa pasó la dueña del restaurante, Ambar Corretjer, a preguntarnos cómo la estábamos pasando. Sin medir palabras le hicimos saber cuán cómodos y contentos estábamos. El ambiente es bien agradable y acogedor. Durante la conversación le hicimos la pregunta “trending” en Puerto Rico: ¿Cómo has podido lidiar con los estragos de María? Entonces ahí es que empezó la fascinante historia.

Su padre, Luis Corretjer, abrió las puertas del establecimiento hace 33 años atrás. ¡Waooo!  Ya se podrán imaginar por todos los cambios que han pasado. Así que, el huracán María no fue la excepción. El fenómeno atmosférico les arrancó el techo, le rompió casi todo su equipo inmobiliario y se quedaron sin algunos empleados.

Los resultados del huracán los motivo a renovar el negocio de manera que se viera con un ambiente más moderno y cálido. Utilizaron lo negativo a favor, logrando con mucho esfuerzo abrir sus puertas. Todo el equipo del restaurante La Terraza está comprometido a recibirnos por muchos años más. Hay terraza para largo.

Si deseas darte la vuelta, los puedes buscar en Facebook por La Terraza Restaurant o llamar al 787.796.7114.

*Nota: La autora es fiel creyente de que el servicio es lo más importante dentro de la experiencia culinaria. Es asesora de restaurantes, con especialidad en educación y servicio. Puedes contactarla a [email protected]