Los Paleteros se tiran a la calle a vender Por Libni Sanjurjo / Primera Hora el

A los hermanos Christian y Luis Bautista me los encontré por casualidad en la avenida De Diego, en Santurce.

Pasaron por mi lado con su carrito de paletas heladas –Los Paleteros– mientras me encontraba tuiteando una foto de dos chicas del residencial Manuel A. Pérez que decidieron usar las bicicletas como medio de transporte alterno tras las dificultades para conseguir gasolina, ocasionadas por el paso del huracán María por la isla.

Al verlos, volteé mi mirada curiosa por aquel par de jóvenes que empujaban el carrito rojo de paletas. Al presentarme, me dijeron que eran los dueños del negocio que apenas en agosto abrió un local en el Viejo San Juan para expandir su clientela. Pero, María les cambió los planes. Los obligó a seguir reinventándose.

Luis contó que no han podido operar en sus puntos de venta en El Viejo San Juan y el parque Luis Muñoz Marín, en San Juan, por la falta de electricidad, esto debido a que el huracán afectó la infraestructura eléctrica del país. “Estamos tratando entonces de vender en las calles, como empezamos originalmente. Hemos ido a las filas de los puestos de gasolina”, comentó Luis al mencionar un panorama usual durante las pasadas dos semanas.

También han paseado su carrito por otras áreas sanjuaneras, como la Calle Loíza, la avenida de Diego, la avenida Ponce de León y la Parada 18 en Santurce, además de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras. “Horita nos vamos pa’ la Upi también, el alma mater donde empezamos, para ayudar allí en el recogido de la universidad y también ayudar a repartir alegría”, indicó.

El proceso de reinventarse -precisaron- no ha sido fácil. Christian describe la experiencia como un “poco dura” y complicada porque la elaboración de las paletas toma mucho más tiempo, ya que lo están haciendo de la forma tradicional. También han tenido que bajar los precios para “llegar a todo el mundo”, dice Luis. “(Hay que) hacer lo que se pueda hasta que se vuelva a la normalidad”, agregó Luis.

¿Por qué no se han dado por vencidos?

Christian: “Nosotros nos seguimos reinventando. En esta crisis hemos buscado otra oportunidad para seguir creciendo. Seguir exponiendo nuestra marca”.

Luis: “Es periodo de ajuste. Obviamente uno se acostumbra a cierta rutina. Uno tiene en mente ciertas metas. Obviamente con este desastre natural que pasó uno se tiene que ajustar. Nosotros incluso llegamos al punto de: ‘Mira las paletas, no están congelando. Vamos a empezar a vender jugo. Las paletas son de pura fruta 100 por ciento natural. Vamos a hacer esa mezcla y vamos como quiera por ahí a venderlo como jugo’. Y ya a al fin hemos podido congelar algunas paletas y pues estamos vendiendo lo que se pueda mientras tanto”.

Los jugos solo los vendieron durante dos o tres días hasta que lograron congelarlas en el refrigerador de una nevera de apartamento, lo que toma un día para que estén congeladas.

Y de la gente han recibido mucho ánimo: “Que echemos pa’lante”.