A cazar huracanes en el EcoExploratorio Por Pablo Venes Molina el

Desde hace 18 años Puerto Rico no ha sentido el embate directo de un huracán, pero eso no ha sido impedimento para que estos fenómenos atmosféricos tan frecuentes en el Caribe se investiguen desde la isla.

Esa responsabilidad se centra en el EcoExploratorio, un museo dedicado a despertar el interés por las carreras profesionales relacionadas con las materias de Ciencias Naturales, Tecnología y Matemáticas.

“Tanto adultos como niños vienen con muchas preguntas acerca de estos fenómenos. Durante la presentación se les explica todo”, comentó Irmaris Rivera, una de las guías científicas del museo fundado por la meteoróloga Ada Monzón.

“Es fascinante ver a los más pequeños interesados por las ciencias y para nosotros es gratificante aclararle todo”, añadió la joven acerca de la exhibición ubicada en el segundo piso del centro comercial Plaza Las Américas, en San Juan.

Aunque toma un segundo plano, el tema de los huracanes se extiende hasta las demás exposiciones que abarcan los temas del océano. “Es en las aguas que se forman (los huracanes), así que de alguna forma u otra, todas nuestras salas están relacionadas a este fenómeno”, indicó la museóloga Jenny Marie Guevara a SAL! De Paseo mientras acomodaba unos frascos de cristal que contienen especies marinas en una mesa.

“Este es un carey bebé e intentamos conservarlo bastante ya que es muy extraño en su especie, porque como puedes ver es albino”, demostró la experta sobre una de las muestras conservadas en líquido y accesibles al público.

Con las manos en el mar

Según Guevara, esta sala es una de las que más propician el acercamiento entre jóvenes y personas comunes con los científicos que sirven como guía durante todo el trayecto, ya que permite la interacción directa con los temas en discusión.

“No solo ofrecemos información educativa, sino que presentamos ejemplos ‘en vivo’ para interactuar con los visitantes”, explicó la educadora al tiempo que continuaba presentando colecciones especiales de animales e instrumentos de exploración del mar.

“Para esta próxima demostración hay que lavarse las manos”, anticipó Guevara para darle paso a la interacción de cómo el cambio climático puede afectar el planeta, incluyendo el efecto de invernadero, y cómo puede afectar a Puerto Rico.

Es allí donde se muestra la vida que componen los ecosistemas marinos, como los fitoplancton, blanqueamiento de corales, manglares, hierbas marinas y demás especies costeras.

“Además, exploramos las medidas de atenuación para conservar y evitar el mayor impacto en nuestros recursos naturales. Se da a conocer los temas de bioremediación, cultivo de corales, uso correcto del terreno en las costas, y medidas estructurales que pueden mitigar el impacto a corto y largo plazo”, añadió Guevara acerca del museo que forma parte de Contacto Verde, un programa adscrito al Departamento de Educación de Puerto Rico.

Reportero del tiempo

Es en el área de comunicación nombrada como Reportero del EcoExploratorio donde los asistentes tienen la oportunidad de presentarse como meteorólogos ante las cámaras de televisión, mostrando de forma hipotética el paso de un huracán por la isla.

“Esta esquina también es la favorita de muchos porque pueden tomar el rol de comunicarle al público las condiciones del tiempo”, describió Guevara y mencionó que el museo se atempera a los nuevos paradigmas educativos porque logra combinar las ciencias y el entretenimiento.

Del croma el recorrido pasa a un cuarto oscuro, para adentrarse nuevamente en las costas de la isla. “Estamos en el Océano de Estrellas y la Bioluminiscencia. Como saben, Puerto Rico es uno de 10 lugares en el mundo con actividad bioluminiscente y ahora aprenderán la ciencia detrás de esta belleza”, comentó por su parte, Stephanie Rojas, bióloga marina y líder científica del museo.

Como Joseph Acabá en el espacio

La participación en actividades científicas se extiende hasta las sondas espaciales gracias a la tecnología de realidad aumentada.

“Esta tecnología de realidad aumentada, a través de las gafas Oculus, nos permite presentar lo interesante y divertido que son las ciencias sin alejarnos de nuestro tema ambiental y oceánico, porque desde aquí la gente puede observar los huracanes”, narró Guevara sobre la sección que brinda la sensación de estar a bordo de la Estación Espacial Internacional.

Al “tocar tierra firme”, los visitantes tienen acceso a una enciclopedia interactiva de los recursos naturales situados alrededor de la isla, y así pueden recapitular las lecciones de mayor agrado. De acuerdo con Guevara, esta dinámica ayuda a desarrollar el sentido de responsabilidad con la naturaleza y sirve de gran inspiración para las próximas generaciones.

EcoExploratorio
Segundo nivel de Plaza Las Américas, Hato Rey, San Juan

1.844.397.5672 / 787.281.9090
Horario: L y K, 9a – 5p; V y S, 9a – 5p