Me sabe a guayaba Por Paul E. González Mangual el

Cuando se trata de la guayaba, todo sabe bueno. Aunque nuestra Isla del Encanto no tiene oficializada ninguna fruta como nacional, fácilmente podríamos adoptar la guayaba y convertirla en ese fruto nativo. El afán por esta fruta es tanto que la hemos hecho parte de nuestra cultura culinaria y, hoy por hoy, se puede encontrar en salsas, postres, jugos, piques, galletas, mermeladas, bizcochos y hasta en tragos.

De Centro América para el mundo

 Dice la historia que los exploradores españoles encontraron -para el año 1500- la guayaba de fresa (‘Acca sellowiana’) creciendo como un árbol en América y esta se esparcía desde México hasta el Perú.

Sin duda, la guayaba es originaria de Centro América, y su nombre parece ser derivado del Arawak, la lengua de los indígenas del Orinoco y el Caribe. Su nombre científico es Psidium Guajava, la cual pertenece a la familia de las mirtáceas, que se caracteriza por hojas con glándulas generalmente resinosas y aromáticas, y cuenta con muchos beneficios medicinales.

El guayabo como árbol o arbusto puede crecer hasta 25 pies de alto, pero puede ser adiestrado para tener troncos simples o múltiples a través del podado. Su madera es gris en color, resistente al frío y es tolerante al agua salada. Sus hojas son pequeñas, de un verde colorido, y sus frutos están cubiertos por una piel áspera y su pulpa adentro tiene colores rosados, blancos o rojos.

Oda a la guava

La guayaba se ha impregnado tanto en nuestra cultura gastronómica que son pocos los puertorriqueños los que no son fanáticos de esta fruta o alguno de sus derivados. Actualmente, hay un sinnúmero de alimentos que usan esta fruta como la base de su receta, por ejemplo: los famosos pastelillos rellenos de guayaba de la panadería, los brazos gitanos, los jugos de guava-piña, las mermeladas para las galletas, los casquitos de pasta de guayaba con queso del país, los helados de guayaba y las panetelas.

Como tributo a esta fruta tropical, en el 2016 nace Guava & Co., una marca local que se enfoca en el desarrollo de productos gastronómicos utilizando la guayaba como el ingrediente protagonista. Entre sus productos se encuentran unas crujientes y adictivas galletas cuadradas, donde la guayaba brilla con una única explosión de aroma y sabor. Además, Guava & Co. cuenta con un pique a base de guayaba y ajíes habaneros, el cual crea el balance perfecto entre lo dulce y lo picante; ideal para complementar cualquier experiencia.

Próximamente, Guava & Co. continuará ampliando la gama de productos hechos a base de la guayaba y se podrán encontrar en puntos de ventas alrededor de la isla, como lo son La Hacienda Meat Center, Café Don Ruiz y Trapiche Gelato, en Viejo San Juan; Buen Vecino Café y La Taza de Iche, en Hato Rey; Panadería La Campana y Coffee Spot, en Aguadilla; y Merendola, en Mayagüez.

Cuando se trata de algún alimento con guayaba, no importa si eres fanático de ella o no, la respuesta es siempre, sí por favor.