Me sabe a paletas artesanales Por Paul E. González Mangual el

Hay días que el sol brilla con una intensidad tan enorme en nuestra “Isla del Encanto”, que el cuerpo lo único que nos pide es algo refrescante y que nos endulce el alma. Cuando pensamos en una alternativa culinaria que reúna esas dos cualidades, inmediatamente nos transportamos a nuestra niñez, a los días de juegos, diversión y sus heladas tentaciones.

Fue con esa necesidad en mente que dos jóvenes emprendedores, del oeste del país, comenzaron una revolución gastronómica reviviendo un dulce tradicional y convirtiéndolo en el postre helado predilecto de la nueva generación. He aquí donde comienza la era de Señor Paleta.

Una idea transformada en paleta

Los jóvenes Ramón Ortiz y Jennifer Serrano siempre habían tenido el deseo de probarse como empresarios y aplicar varios conceptos de negocios que habían aprendido a través de estudiar varias figuras de éxito alrededor del mundo. En el caso de Ramón, sus padres son farmacéuticos de profesión y dueños de una farmacia de la comunidad en el pueblo Aguada. Sin duda, la vena empresarial la ha llevado en su sangre toda la vida.

Buscando una forma de reinventarse y provocar que su sueño de emprender se hiciera realidad, ambos se dieron a la tarea de estudiar las tendencias del mercado y encontraron una oportunidad en el adaptar el concepto de las paleterías tradicionales -italianas y mexicanas- pero con los sabores típicos que cautivan el paladar del puertorriqueño.

Una vez desarrollaron y conceptualizaron su visión para Señor Paleta, comenzaron a experimentar con diferentes recetas, frutas y nueces en su hogar para así validar su producto. La aceptación de familiares y amigos fue tan buena que en octubre de 2014 oficialmente se lanzaron al mercado en festivales y mercados artesanales. En enero del 2015 dieron otro gran paso de su aventura empresarial cuando abrieron su primera tienda en la calle Tetuán del Viejo San Juan.

Con el toque boricua

Señor Paleta se especializa en la elaboración de paletas heladas artesanales a base de chocolate, nueces y frutas frescas del país. Actualmente, cuentan con 33 sabores tropicales diferentes, que confeccionan en su propia cocina. Algunos de sus sabores lo son: coco, guayaba, strawberry-mojito, pistacho, limón y mangó, entre otros. Además, si eso no es suficiente amor en una paleta, tienes también la opción de cubrirla con una capa de chocolate o nueces para darle un toque inolvidable.

A pesar de que llevan poco tiempo en el mercado, Señor Paleta, se ha convertido en un ícono de la gastronomía puertorriqueña y una empresa de jóvenes digna de admirar. Con un potencial enorme y una expansión en su futuro cercano, es ejemplo de que hay oportunidades por descubrir, talento de sobra en la juventud del país y ganas de endulzar con amor a la isla que nos vio crecer.

***Nota: El autor es un joven aguadillano, escritor del libro Thankious, foodie, adicto al café, poeta, co-creador del Coffee & Chocolate Expo y socio de PR Gourmet Products (distribuidores de productos gourmet hechos localmente). Consíguelo en Facebook o en Twitter @paulegonzalez.