Uva Tannat de Uruguay Por Rosa María González Lamas el

Échenle el ojo, que dicen que puede ser uva de futuro. Lo dijeron en Enofusión, una de las principales citas del vino en España donde estuve de regreso tras un año de ausencia y a donde llegó Uruguay con un pequeño cargamento de vinos; pues a pesar de ser un país productor, los españoles se interesan cada vez más por los vinos del mundo.

Cónsono con la línea de apostar por la tradición, Uruguay trajo del sur al norte un cargamento de una cepa que antes viajó de norte a sur. Se trata de la Tannat, una variedad francesa tinta que, al igual que sucedió con la Malbec, halló en el continente sudamericano un espacio para descollar como mariposa para redactar en el norte de Argentina y el Uruguay una historia de arraigo e innovación.

Ha sido precisamente este último país el que ha convertido a la Tannat en su cepa bandera, que ha ido perfeccionando con el tiempo una ruta para el vino uruguayo, que en Enofusión reveló cuánto han avanzado en ese recorrido hasta posicionarse entre los grandes del mundo.

Estela De Frutos, enóloga uruguaya, condujo una cata que permitió echar un vistazo al estado de situación de la enología uruguaya y vislumbrar con proyección por dónde se dirigirá en el futuro.

De Frutos destacó la importancia del suelo en el vino uruguayo, un ingrediente que marca diferencias mayores que las del clima. Los vinos de la cata fluctuaron entre suelos franco arenosos, a otros con canto rodado, o arcilloso calcáreos.

Cuatro etiquetas se cataron, y tres de ellas revelaron un muy buen nivel. Las uvas con que se elaboraron procedieron casi todas de viñas bastante jóvenes. Entre las propuestas destacaron el H. Stagnari Tannat Premier 2015, de una bodega joven fundada en 2002, y que se reveló como un potente tinto joven, con abundante fruta negra, recuerdos a grosella, y tonos ahumados y torrefactos a café y chocolate que se mostró muy equilibrado a pesar de su alta capa de color. Igualmente agradó el Garzón Varietal Tannat 2013, construido a partir de una viña de 2008 y que se destacó por sus aromas a ciruela y fruta de baya roja, y sus tonos especiados a pimienta y canela. En adición a estos dos se vertieron en la cata el Bouza Tannat A6 Parcela Única 2012 (Bodega Bouza Boutique) y el Bertolini & Broglio Tannat Crianza 2012 (Bertolini & Broglio).