Cómo endulzar a un cliente caprichoso Por Beatriz Villanueva el

La insatisfacción es la sombra de la ambición” – Henry H. Haskins

Sé que la mayoría de ustedes en algún momento debe haber pasado por la experiencia de lidiar con un cliente difícil. Es este tipo de persona que por más que nos esforzamos en complacer, nunca queda satisfecho. Entonces nos preguntamos: ¿Será cierto que tiene la razón o simplemente es un capricho?

Hay ciertas conductas que no se le pueden permitir a un cliente, por ejemplo; peticiones no razonables, faltas de respeto, abuso físico y verbal, incumplimiento de políticas y comportamiento no ético. Ya cuando la situación llega a este extremo, muy profesionalmente se debe informar con claridad que no se accederá a sus exigencias.

Este tipo de situación traerá un efecto en cadena, ya que sabemos que un cliente disgustado impactará con su opinión a diez nuevos clientes.

Para minimizar estos inconvenientes es importante tratarlos con respeto y amabilidad. Hay que buscar la manera de persuadir su malestar, lograr compensar su queja y nunca tomar nada personal. Entonces el resultado será un cliente contento.

Otras estrategias que podemos utilizar para mantener a los clientes complacidos son: ofrecer una disculpa sincera, escuchar con atención la queja, ofrecerle descuentos en su próxima visita y agradecerle por dejarle saber sobre el problema y así prevenirlo con otros clientes.

Hoy hemos aprendido que a pesar de toparnos con clientes difíciles, siempre habrá la manera de entenderlos y apoyarlos.

¡Éxito con sus clientes!