10 cosas que hacen los clientes cuando visitan un restaurante Por Beatriz Villanueva el

En el fin de semana, visité un restaurante y mientras esperaba, observaba las “cositas” incómodas que hacen los clientes. Me di a la tarea de hacer un listado para compartir con ustedes esos pequeños y molestosos detalles.

Por estas conductas inapropiadas, el equipo de servicio debe estar preparado para lidiar con este tipo de consumidor.  La mejor arma es tener posibles soluciones para cada uno de los inconvenientes que surjan. Aunque sabemos que siempre pasan cosas que no podemos predecir, lo recomendable para este tipo de situaciones es tener una actitud positiva.

Bueno, al final del listado, sean honestos y déjenme saber con cuál de estas se identifican.

  1. Entrando por la puerta, no quieren hacer fila.
  2. Llegan y quieren que los atienda más rápido que Flash.
  3. Cuando están en grupo —o sea dos o más— hablan tan alto que se entera el restaurante entero. ¡Jajajaja! A veces a me pasa, pero estoy tratando de corregirlo.
  4. Cuando los sientan y la mesera (o) se tarda cinco minutos en tomar la orden. Ya para ellos van 20 minutos.
  5. Se olvidan que en el restaurante hay más personas y desean que toda la atención sea para ellos.
  6. No recogen lo que ensucian; por ejemplo, si se les cae la servilleta o algún pedazo de comida. Luego exclaman la frase tan despectiva: “Para eso a ellos le pagan, para que hagan su trabajo”. Uffff con esta sí que no estoy de acuerdo.
  7. Si tienen mucha hambre y la comida no llega rápido, le preguntan al mesero veinte veces cuándo va a traer la comida.
  8. En ocasiones, son abusivos con los empleados y tienden a humillarles
  9. A la hora de pagar, en vez en de tener listo el método de pago, se tardan en decidir cómo van a pagar.
  10. Aunque el mesero se haya ganado la propina o no haya hecho bien su trabajo, al final se marchan y no dejan ni el suspiro.

Con esto quiero decir; que debemos ser un poco conscientes con la manera en que nos comportamos; tratar al prójimo de la misma manera que nos gusta que nos traten. Aunque es parte del trabajo del restaurante ofrecer un excelente servicio, no es justo que nosotros los clientes conscientemente les hagamos pasar doble trabajo.

Mostremos con nuestras acciones que nosotros los consumidores también podemos aportar a dar un buen ejemplo de servir.

***Nota: La autora es fiel creyente de que el servicio es lo más importante dentro de la experiencia culinaria. Es asesora de restaurantes, con especialidad en educación y servicio. Puedes contactarla a [email protected].