Nuevos sabores del Ferry Por Rosa María González Lamas el

El ferry Caribbean Fantasy que une por mar a Puerto Rico con República Dominicana remozó recientemente el menú de su restaurante a la carta, La Cascade, que ha incorporado platos de corte internacional, toques y sazones caribeños, elaborados sin adornos excesivos, pero con sabores honestos que hacen de la gastronomía un buen aliciente para hacer mucho más agradable y acelerado el tránsito entre las dos Antillas.

El hindú John Laurence, chef a bordo ha sido encargado de su ejecución en colaboración con el chef puertorriqueño Christian Quiñones, conocido por su trabajo en locales como Laissez-Faire, en Mayagüez, o Salt Gastrobar, en Isla Verde, y quien fue reclutado por la empresa por su capacidad de entender bien el paladar de los viajeros a ambos lados del Canal de la Mona. Quiñones viajó durante dos semanas en el barco para observar los hábitos y preferencias de los viajeros, a fin de ir afinando un menú con propuestas adecuadas a los gustos de dominicanos y puertorriqueños que copan el pasaje del navío, pero siempre desde un marco sin fronteras y con los sazones de referencia de los cocineros, el Caribe y la India.

Para abrir boca, sugerencias como dumplings de cerdo con plátano maduro, soya dulce y salsa agridulce de chile, o camarones Vindaloo cocidos en curry de tomate con queso fresco y cilantro. Hay también croquetas de pollo con ali-oli de ajo rostizado, y tataki de atún con ensalada de algas.

Como platos más contundentes opciones de ensalada caprese; ricos ravioli de langosta con salsa caribeña rosada; un popular salmón a la parrilla servido con ñoquis de papa, queso de cabra, tomate y pesto; o lascas de tierno churrasco a la parrilla servido sobre risotto de arroz mamposteado y coronado con cebolla morada en escabeche. Y como postre, cremoso de fruta de la pasión. Algo a destacar es que el menú es en su mayoría libre de gluten.

Pero además del menú, La Cascade transforma también su oferta de vinos, una tarea que acertadamente realiza el puertorriqueño Luis Velázquez, quien está conformando una carta de etiquetas más versátiles como armonías para las creaciones culinarias, dentro de unas gamas de precio asequibles, y una vocación de disfrute que, más que grandes boatos de cata, pretende invitar al siguiente sorbo, y a muchos más.

Complementando, Velázquez está desarrollando un programa de capacitación en vinos y su servicio al personal del Caribbean Fantasy, cuyos resultados positivos ser notan en la atención del equipo de camareros de La Cascade. Profesionales de quince nacionalidades conforman el equipo de trabajo.

La Cascade sienta a 56 comensales y abre en horario de cuatro de la tarde a diez de la noche. Cuando el barco atraca, sus facilidades están disponibles para realizar reuniones o comidas de trabajo, en horarios determinados de 10 de la mañana a 2:30 de la tarde. El restaurante ofrece a sus pasajeros una gran variedad de tapas que pueden disfrutar en el espacio o en todas las discotecas del crucero, acompañándolas de vinos y cócteles.

***La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente, así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.com, www.foodsfromspain.com y Magacín.