The House Por Rosa María González Lamas el

Lo he dicho ya en alguna otra ocasión, que cada vez buscamos que nos faciliten el proceso de compras porque ya no todos tenemos tiempo para dedicar días a aquellas excursiones de shopping vinícola que hacíamos hace una década, un período en el que muchos hemos tenido también que aprender a ser más selectivos con las adquisiciones de botellas en un contexto donde hay cada vez más inventario de dónde escoger y para muchos de nosotros menos presupuesto para seleccionar entre él.

Por eso es que más del 20% de las compras de vino en Puerto Rico se hacen en clubes de membresía como Costco o Sam’s, donde se agrupa una amplia oferta de etiquetas, de muchos precios, orígenes y distribuidores bajo un mismo techo, donde también hay muchos otros productos de consumo.

Otro local que sigue un poco el precepto de hallar variedad en un único y céntrico lugar es The House, que se ha vuelto uno de los sitios donde cada vez me gusta más comprar vino.

Abierto hace algunos meses, The House ubica en los altos de SuperMax en el Condado, un punto céntrico para muchísimos. Dispone de un cómodo y amplio estacionamiento, pero, más importante, una vasta oferta de vinos, cervezas y destilados, con muchas botellas de pequeños importadores que es difícil hallar fuera de sus propios establecimientos. También hay botellas de una diversa procedencia vinícola, con etiquetas de regiones productoras del mundo que a veces es infrecuente hallar en otros locales. Esto hace del recorrido por los estantes de The House uno sumamente excitante para quienes, como yo, tienen vocación de descubrir cosas nuevas.

Pero no se crean que sólo hay de éstas novedades. Hay también excelente oferta de muchas marcas muy consolidadas en nuestro mercado, ofreciendo un “mix” muy balanceado a los compradores.

Otra cosa que hallo sumamente apetecible en The House es que regularmente lanzan especiales muy tentadores, con precios muy atractivos para algunas botellas de vino. También tienen ofertas “combo”, como las de cervezas que invitan a explorar variedad, que, por cierto, es amplia en las estanterías. Tremendo estímulo para los apasionados de las cervezas artesanales.

Como complemento a todo esto, en The House se ofrecen también cursos de vino, licores, cervezas, actividades de degustación, un abanico enriquecedor, a lo que hay que sumar el atento servicio que ofrecen a los clientes. Al menos es el que he recibido en cada una de mis visitas y que hace de The House un destino de compras que recomiendo a los amigos del vino.

***La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente, así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.com, www.foodsfromspain.com y Magacín.