Me sabe a sándwich de mezcla Por Paul E. González Mangual el

Hay comidas que te hacen viajar en el tiempo y recordar los momentos especiales en la vida de nuestros amigos, familiares y la nuestra. Para nosotros los puertorriqueños es imposible hablar de cumpleaños, pasadías, fiestas familiares y no mencionar un plato insignia que nunca falta en la mesa en cada uno de esos momentos: los sandwichitos de mezcla.

Este invento criollo surgió de la originalidad culinaria de las madres puertorriqueñas como una alternativa a los típicos entremeses que servían en las actividades. Lo mejor de este clásico fenómeno gastronómico es la sencillez en su receta y proceso de elaboración. En su fórmula más básica, sólo se utilizan tres (3) ingredientes: jamonilla (Spam), queso (preferiblemente, Cheese Whiz) y pimientos morrones.

Para crear esta mezcla maravillosa que ha cautivado a miles de boricuas, debemos cortar la jamonilla en cuadritos para que puedan ser procesados fácilmente en la licuadora. Luego, añadimos la jamonilla picada y el queso a la licuadora, donde comienzan a combinarse para crear el manjar. Gradualmente, se le añaden los pimientos morrones -con un poco del líquido de su misma lata- que le van a dar el color a la mezcla y el sabor peculiar. Una vez completada la mezcla, lo ideal es colocarla en la nevera por varias minutos para que esta coja la consistencia de una pasta y sea mas cómoda untarla al pan.

El paso final es escoger el tipo de pan a utilizar, ya sea pan especial blanco, integral, criollo o especial de colores. Una vez escogido el pan, se unta la mezcla, se cortan las orillas a las rebanadas, se colocan en una bandeja y ¡listo! Así de fácil se le da vida a un ícono de la cocina puertorriqueña, los famosos sandwichitos de mezcla.

Estos sandwichitos representan algo más que un alimento típico de nuestra cultura, son símbolos de felicidad, compartir y amor que han transcendido las barreras generacionales. Es meramente imposible comer los sandwichitos de mezcla y no recordar una fecha importante que marcó nuestras vidas. Estos sandwichitos son el alma culinaria de cualquier fiesta o actividad de nuestra tradición puertorriqueña.

***Nota: El autor es un joven aguadillano de 28 años, adicto al café y socio de PR Gourmet Products (distribuidores de productos gourmet hechos en Puerto Rico). Consíguelo en Facebook o en Twitter @paulegonzalez.