Los futuros vinos del castillo de Chambord Por Rosa María González Lamas el

El Château de Chambord es un ícono global del Renacimiento francés que desde 1981 forma parte de los patrimonios de la humanidad de la UNESCO. Más que un castillo, Chambord es una joya de la arquitectura y la naturaleza, fruto de la imaginación y los excesos del rey François I.

Chambord, un coto de caza del monarca, se fundó en 1519 y para su fundación François I hizo traer al Loira desde Borgoña unas 80 mil cepas de uva. Décadas después, en 1552, un censo luego de la muerte del rey Henri II evidenció que muchas de las granjas del dominio de Chambord contaban con viñedo propio. Siglos más tarde la filoxera las devastó.

Cinco siglos después, y para conmemorar el quinto centenario de la fundación de Chambord, se rebuscó en ese pasado vitícola del castillo, decidiéndose reemprender un proyecto de replantación de vides, enmarcado en los objetivos de valorización histórica, sostenibilidad ambiental y rentabilidad económica del Château.

Para ello se ha rescatado la historia y la esencia de Chambord, reintroduciendo al espacio la romorantin, una variedad blanca (emparentada con la chardonnay) que François I había traído de Borgoña y que sobrevivió a la filoxera, plantando con ella las viñas originales del castillo, y creando, de este modo, una especie de museo de vides vivientes en Chambord.

Algunos viveristas hallaron hace años cepas de romorantin prefiloxérica  y plantada antes de 1850 y la reprodujeron. Con ellas  este pasado mayo comenzaron a plantarse las 12 hectáreas contempladas para esta nueva etapa de Chambord. Cuatro hectáreas de romorantin fueron plantadas, a las que en junio prosiguieron dos hectáreas de pinot noir (que evoca la auvernat, la variedad que estaba en Chambord en el siglo XIX). A lo largo de 2016 se plantarán 5.5 hectáreas más de pinot noir, y media hectárea de gamay.

Se espera que la primera cosecha sea la de 2019, coincidiendo con el medio siglo del inicio de la construcción de Chambord. Las viñas se cultivarán de manera orgánica y empleando métodos ancestrales de cultivo del Loira, y se espera que para 2020 alcancen las 60 mil botellas.

***La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente, así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.com, www.foodsfromspain.com y Magacín.