Me sabe a palomitas de maíz Por Paul E. González Mangual el

Todos sonreímos cuando en la pequeña ventana del microondas comenzamos a ver esa explosión de sabor que hace nuestras noches de película una experiencia completa. Esa transformación es un vivo ejemplo de cómo los frutos de la tierra se pueden convertir en una mágica combinación de aroma, sabor y color.

Una historia explosiva

Existe evidencia que la historia de las palomitas de maíz data desde hace más de 5 mil años. Hace unos siglos atrás, los aztecas las utilizaban en rituales religiosos, con fines decorativos y gastronómicos. Pero, estas no saltan a la fama hasta finales del siglo XIX cuando Charles Cretors patentó la máquina comercial para fabricar las palomitas de maíz masivamente. Esto hizo que la costumbre de comer palomitas en los cines se pusiera de moda.

El misterio de por qué explotan las palomitas de maíz se resume en que cada grano contiene un su interior una pequeña cantidad de agua rodeada de almidón. A medida que el grano se calienta, el agua comienza a expandirse, se convierte en vapor y convierte el interior de cada grano en una masa gelatinosa. El grano continúa calentándose hasta que finalmente estalla la cáscara liberando el vapor. Finalmente, el almidón dentro del grano se infla y se derrama, enfriándose inmediatamente y tomando la peculiar forma que conocemos y adoramos.

Una visión explosiva y fresca

Sorprendidos por la magia explosiva de las palomitas de maíz, los primos Marcos Rodríguez y Rafael Rodríguez decidieron fundar una empresa de base local con miras a elevar una industria sin mucha innovación en la isla. Así nació Productos Marra LLC y su producto estrella: Poskón. Este es un pop corn gourmet y fresco elaborado localmente utilizando una fusión de sabores tropicales e ingredientes de la más alta calidad para lograr una variedad de sabores y colores explosivos.

Desde pequeños, estos jóvenes emprendedores trabajaron en la empresa familiar donde obtuvieron las primeras inquietudes de emprender sus propios sueños algún día. No obstante, no fue hasta que asistieron a un evento en la ciudad de Cincinnati, donde les surgió la idea de revolucionar por completo la industria de palomitas en la Isla.

Luego de hacer pruebas de mercado y trazar un plan, en el verano del corriente año lanzaron oficialmente al mercado Poskón. Actualmente, elaboran su línea de pop corn gourmet en varios sabores, como café, cereza, guineo, frambuesa, china y el dulce salao’. Estos se pueden conseguir en una diversidad de puntos de ventas en el mercado gourmet y turístico alrededor de la isla.

Más que vender un producto, estos jóvenes han logrado comenzar un movimiento vanguardista lleno de sabor y color que hará que nuestras noches de cine, películas en casa y compartir familiares sean unos explosivos, lleno de sonrisas y mucho Poskón.

***Nota: El autor es un joven aguadillano de 28 años, adicto al café y socio de PR Gourmet Products (distribuidores de productos gourmet hechos en Puerto Rico). Consíguelo en Facebook o en Twitter @paulegonzalez.