Llegué por antojá’ Por Tatiana Hernández el

Admito que soy una de esas personas a las que le funcionan los anuncios de televisión donde presentan una imagen de comida y rápido me antojo.

¡No me juzgues! Pues si tengo hambre, me pongo ‘Hangry’ y soy bien fácil de convencer.

Así me antojé de la comida de la guagüita Spicy People en Levittown. Comencé a seguir a Frisco Parrote en Instagram y se me hizo la boca agua. ¡Te imaginarás mis antojos!

Tan pronto tuve la oportunidad me desvié hasta Levittown y… ¿Qué te puedo decir? Me comí los mejores fish tacos que he probado.

Los filetitos son hechos a la plancha y están llenos de sabor. Frisco es el dueño de la guagüita negra y también es el cocinero que prefiere no llevar el título de chef.

Este creador de platos en ‘La Boulevard de Levittown’ me confesó que era muy tímido, pero ahora le encanta dar cháchara, siempre buscando ofrecerte el mejor servicio posible.

Su food truck se llama Spicy People, pero no dejes que esto te detenga. Aunque sus platos tienen un toque picoso encantador, nada está fuera de los niveles de tolerancia.

Frisco hace también sus piques caseros y ahí es donde te puedes poner las botas para alcanzar esa quemazón en los bembes, lengua, garganta y todo lo que le sigue… if you are into that.

Volviendo a los taquitos, están acompañados con repollo y su salsa especial -que te fascinará tanto como a mí. Todo sale acompañado con las batatas fritas homemade que tienen una mezcla de 32 sazones para llegar a la perfección.

Y si lo tuyo son las carnes, te admito que también me enchulé del Spicy Burger. Esta hermosura tiene una patty hecho con tres carnes que al combinarlo con el smokeyness del queso Gouda y la salsa BBQ de café quedas adicto.

En Spicy People, también encuentras ceviche, papas locas, burgers de salmón, de pollo; y hasta un burger taco.

Este muchacho, Frisco, respeta la comida y respeta los costos. Se pudiera decir que es una de las guagüitas más económicas, hasta ahora. Prueba la sazón en Spicy People y gózate el cebiche, los fish tacos o cualquier cosa que se te antoje. ¡Te va a encantar!

***Aquí no se cuentan calorías. En Ñom Ñom, solo cuenta el sabor que encontramos en esos espacios pequeños, en ocasiones desconocidos, pero que enamoran por su atmósfera e inconfundible sabor. Llámenle fonda, chinchorro, kiosko, guagüita, cafetería o como quieran, la autora -amante de las carnes rojas y el pan- los encontrará para compartir su fascinación por estos tesoros culinarios, donde a veces no hay ni dónde sentarse. Comunícate en Twitter: @aboutaplate o en Instagram (@aboutaplate). Recuerda usar el hashtag #ÑomÑomPR.