Me sabe a agua de coco Por Paul E. González Mangual el

Cuando miramos al horizonte y vemos palmas abrazadas por el sol y el viento, sabemos que al llegar a ellas nos vamos a encontrar una playa caribeña. Son esas palmas las que le dan sombra a la arena blanca y cargan consigo una fruta de cáscara dura y áspera que en su interior se encuentra un preciado líquido que refresca cualquier paladar.

Dentro del hueco del coco

Por su amor al agua de coco y la naturaleza, un joven de origen brasileño, Joao Proenca, y su esposa boricua, Coralis Castro, decidieron buscar la forma de darle uso a los cientos de cocos que se pierden en la isla, y a su vez, facilitarle el acceso de esta bebida a sus compatriotas para que la pudieran degustar fresca, fría y acaba de salir del coco.

Ambos recorrían la isla en busca de agua de coco natural y les costaba mucho trabajo, así que Joao acudió a sus raíces y recordó que en su tierra natal -un país muy tropical y repleto de palmas como Puerto Rico- tienen unos carritos especializados para extraer el agua y así nació en el 2013, Kiero Coco. Empresa donde su corazón palpitante son unos carritos verdes muy llamativos que facilitan la extracción del agua de coco -sin el uso de un machete- que se enfría mientras ocurre la extracción frente al cliente y todo sin el uso de la electricidad.

Este líquido refrescante, de color transparente, se encuentra de forma natural en el hueco interior del coco rodeado de la pulpa blanca. Estudios indican que contiene muchas propiedades nutritivas y medicinales como las propiedades isotónicas, lo cual la hace muy recomendable para rehidratación en caso de enfermedades y el deporte. En varios países se utiliza como sustituto de la leche materna.

De coco pa’ los locos

Kiero Coco ya cuenta con 15 carritos, de los cuales tres están en uso constante y los puedes visitar en la Placita en Plaza en Plaza las Américas (de jueves a domingo), en las facilidades del Fort Buchanan y en el Mercado Urbano de Condado (los primeros domingos de mes). Como si fuera poco, puedes contratar sus servicios y tener un carrito en fiestas privadas o corporativas. En ellos puedes ordenar el agua de coco en vaso (pa’ ahora), en el mismo coco (pa’ la foto) o en botellas (pa’ bautizarla).

Piloteados por un gran espíritu empresarial, esta joven pareja le han dando un giro innovador a esta bebida tropical poniéndola al alcance de todos y en muy poco tiempo habrá un carrito de Kiero Coco en cada rincón de nuestra Isla del Encanto.

Solo nos resta contestar la gran incógnita, ¿por dónde le entra el agua al coco?

***Nota: El autor es un joven aguadillano de 28 años, adicto al café y socio de PR Gourmet Products (distribuidores de productos gourmet hechos en Puerto Rico). Consíguelo en Facebook o en Twitter @paulegonzalez.