Dígame, ¿en qué podemos servirle? Por Beatriz Villanueva el

Hola, un placer escribir para ustedes nuevamente. Como bien saben, una de mis áreas de trabajo es modificar el servicio al cliente en los establecimientos de comida, con el propósito de aumentar las ventas del lugar.

En esta ocasión, quiero presentar varios tipos de clientes y varias alternativas para lidiar con ellos,  desde la perspectiva del servicio al cliente en los  establecimientos de comida.

Un cliente es una persona que espera pasar pasarla bien, también es aquel que aporta a las ganancias del negocio. Como todo ser humano, tenemos diferentes personalidades.  Y por tal razón, debemos estar preparados para comprender a cada uno de ellos. Jummm… tarea difícil, pero no imposible.

He aquí varios tipos de clientes y varias alternativas para lidiar con ellos. Créanme, no es fácil complacer los gustos de los demás. Según las opiniones de amigos dueños de negocios y restaurantes, me di la tarea de hacer este listado atemperado a nosotros los puertorriqueños.

  • Cliente tímido e indeciso – se caracteriza porque siempre tiene duda de lo que va a consumir y no se atreve a preguntar. Cuando se topen con alguien así, tómense un minuto más para conversar y apoyarlo con su elección.
  • Clientes (Speedy González) – son estos clientes que siempre andan con prisa. Juummm… hay que tener paciencia. Con estos clientes, tratamos de atenderlos en el orden de llegada pero lo más rápido posible y siempre ser bien claros si algún procedimiento toma tiempo más tiempo, si gusta esperar.
  • Cliente genio – todo lo sabe, bueno, aparentemente. Con este cliente, siempre se debe explicar todo claramente,  porque, como piensa que todo lo sabe, estará pendiente a la más mínima equivocación para cuestionar.  A este cliente se le debe prestar un poco más de atención para que se sienta importante, especial y salga complacido.
  • Cliente “peleón” o problemático – créanme a este cliente no habrá forma de complacerlo ni aunque venga un alíen y lo atienda.  Siempre va a encontrar un defecto.  Por tal razón debemos esmerarnos más y escuchar si tomar nada personal.
  • Cliente inteligente – es este cliente que conoce lo que va a consumir, que le gusta saber cómo se preparan los platos o que ingredientes lleva, por eso debemos conocer a cabalidad el menú. Analiza los precios. Son los que mayormente dejan propinas. Con este cliente, es hablarle de todo lo que caracteriza al restaurant para que lo motive a seguir visitando.
  • Los ahorradores – son los clientes que les gusta ahorrar y no gastar mucho o que utilizan cupones de descuento.  Son los que desean recibir más por menos. A estos clientes hay que orientarlos de todas las oferta que tenga el establecimiento de comida y sugerirles platos que sean convenientes para su Budget.

A todos estos clientes hay que tratarlos con respeto y siempre buscar la manera que hacer que regresen.

Cuéntame con cuál de estos te identificas. En mi caso, tengo un poco de todo, pero procuro no hacerle pasar malos ratos a las personas que me están atendiendo.

Para más información sobre estos temas y adiestramientos se pueden comunicar conmigo a través de la red social Facebook bea solutions pr o a mi email [email protected] y con mucho gusto los atenderé.

***Nota: La autora es fiel creyente de que el servicio es lo más importante dentro de la experiencia culinaria. Es asesora de restaurantes, con especialidad en educación y servicio. Fundadora de BEA Solutions, empresa dedicada a la asesoría de restaurantes. Puedes contactarla en facebook.com/beasoultionspr.