Me sabe a Puerto Rico Por Paul E. González Mangual el

Este blog será un espacio para compartir los secretos gastronómicos mejores guardados en nuestra isla del encanto con un enfoque en la historia y atributos de los productos elaborados localmente.

Soy un chef frustrado, foodie, catador de whisky aficionado, barista en teoría, y un amante de la cocina de alta calidad. Desde hace más de cinco años, produzco eventos gastronómicos y actualmente soy socio en una empresa que distribuye productos gourmet hechos 100% en Puerto Rico. He aquí el comienzo de esta aventura culinaria…

Año tras año, nuestra isla es reconocida como una de las mejores del Caribe por sus playas, encantos femeninos, clima tropical y, más importante aún, por su gastronomía. En la actualidad, Puerto Rico cuenta con sobre 10,000 restaurantes de todo tipo, pero su cultura y sazón, se preserva en los productos hechos localmente basados en las recetas del ayer.

Empresas como GOYA, Bacardí, Lotus, Los Cidrines, Alto Grande han llevado el timón -por las últimas décadas- de los productos locales reconocidos a nivel mundial. Sin embargo, hay una nueva generación de productores nativos que están reinventando nuestros sabores típicos y fusionándolos con estilos y colores de culturas de todas partes.

Ya salimos de lo típico y estamos produciendo productos atípicos como el pique con ajíes habaneros (Mi Madre), chocolates con alto contenido de cacao (Forteza, Loíza Dark Chocolate y Jeanmarie Chocolat), salsa pesto (Terra Mía), bizcochos en jarras de cristal, macarons con frutas tropicales (The Sugar Lab), chips naturales (Graffitos), galletas con un ‘twist’ (AdriDulce y Enhorabuena), café de Yauco (Don Ruiz), quesos (Quesos Vaca Negra), salsa de barbacoa con frutas tropicales (Jaro Foods), sal de mar (Flor de Mar), té con flor de Jamaica (Take a Sip), waffles al estilo belga (BeWaffled), entre muchos otros.

El futuro gastronómico de nuestra joya caribeña es alentador y prometedor. Poco a poco el mundo comienza a poner los ojos en nuestro pedacito de tierra cuando adquieren nuestros sabores en el aeropuerto internacional, puntos turísticos, tiendas especializadas dentro y fuera del país o a través de portales electrónicos que se dedican a venderlos. Así que, antes de que el resto del mundo nos descubra, los invito a saborear lo mejor de nuestra herencia gastronómica a través de esta aventura culinaria llamada Me Sabe a Puerto Rico.

***Nota: El autor es un joven aguadillano de 28 años, adicto al café y socio de PR Gourmet Products (distribuidores de productos gourmet hechos en Puerto Rico). Consíguelo en Facebook o en Twitter @paulegonzalez.