En el Pionono, comí alcapurrias Por Tatiana Hernández el

¡Hola! Te doy una sabrosa bienvenida a mi nuevo blog en Sal!

Esta experiencia será entre tú, el plato y yo. Bueno, tal vez sea más del plato, mi gusto y mi paladar, pero te aseguro que siempre te recomendaré los lugares más ricos de nuestro hermoso Puerto Rico.

Mi primer tropiezo con la grasa en el pueblo de Manatí fue en El Pionono #1. Me lo recomendó una muchacha, que me insistió que parara. Y yo, obedientemente, paré.

Es un kiosco frente a una casa. La música en aquel momento era bachata y había una fila de tres personas. Le pregunté a la chica que estaba frente a mí: “¿Qué comes de aquí?”.

Ella, sin pensarlo dos veces, me dijo: “Yo vine la semana pasada y me gustó mucho el dorado en escabeche”.

Lo supe de inmediato: eso es lo que comería de almuerzo ese viernes de cielo azul. Claro, que ella también ordenó alcapurrias de carne y las probé sin pensarlo mucho.

El filetito de dorado era empanado, frito y luego bañado en el escabeche. Estaba bueno. De hecho, estaba BIEN bueno. Imagina mi cara de felicidad cuando me enteré de que sólo costaba $4.

Ahora bien, la alcapurria calificó una puntuación de ocho en mi alcapurrómetro. La masa era de guineo y eso me hizo muy feliz.

Su forma era muy extraña, muy gordita como para una fritura de tal clase. Pero no lo tomen a mal; esa forma que le dan a la alcapurria permitió que la parte exterior se tostara y que adentro se mantuviera jugosa.

La carne estaba sazonada justo como me gusta y, honestamente, sólo le faltó una cerveza al lado.

Ojalá El Pionono #1 abra una sucursal con el mismo sabor y los mismos precios más cerca del área metropolitana para calmar las ansias mantequeras de los que vivimos acá.

***Aquí no se cuentan calorías. En Ñom Ñom, solo cuenta el sabor que encontramos en esos espacios pequeños, en ocasiones desconocidos, pero que enamoran por su atmósfera e inconfundible sabor. Llámenle fonda, chinchorro, kiosko, guagüita, cafetería o como quieran, la autora -amante de las carnes rojas y el pan- los encontrará para compartir su fascinación por estos tesoros culinarios, donde a veces no hay ni dónde sentarse. Comunícate en Twitter: @aboutaplate o en Instagram (@aboutaplate). Recuerda usar el hashtag #ÑomÑomPR.