El Muelle Por Glorysselle López el

La comida peruana se ha puesto muy de moda en Puerto Rico desde hace unos años atrás. El auge de los restaurantes que destacan la gastronomía del Perú ha ido en aumento considerablemente. Todos ofrecen una muestra de lo que consideran que ha llevado a Perú a convertirse en uno de los mejores destinos gastronómicos del mundo.

El restaurante “cebichería” El Muelle no es la excepción. Este moderno y acogedor restaurante está ubicado en Galería Suchville en Guaynabo. Al llegar al mismo, uno tiene la opción de sentarse en el área de la terraza o en el cómodo salón comedor. El color azul brillante del sofá al fondo del salón te transporta al océano, de donde provienen la mayoría de las delicias que se pueden degustar. La decoración es minimalista pero encantadora.

A nuestra llegada, el salón comedor estaba vacío así que pudimos escoger sin ningún problema dónde sentarnos. Inmediatamente, nuestro mesero se presentó y, sin más, nos sedujo con una botella de vino blanco (riesling).

Después de haber estado un rato dilucidando qué ordenaríamos como aperitivo, escogimos el Pulpo al Grill, las yuquitas con salsa huancaína y el ceviche Nikkei de atún. El primero en arribar a nuestra mesa fue el  pulpo cocinado a la parrilla con salsa “spicy” de anticucho. Esta salsa está preparada con ají panca y otras especias que le dan un toque ahumado al exquisito pulpo. El plato viene acompañado con dos mini causas con salsa huancaína. Es un plato muy original e innovador que definitivamente complace a paladares atrevidos. El ceviche Nikkei de atún es un plato donde se fusiona la cultura peruana con la japonesa. Este ceviche está perfectamente marinado, con sabores balanceados e ingredientes frescos. Los pedacitos de atún literalmente se deshacen en la boca. El ceviche viene sobre una cama de pepinillos frescos y acompañado de una deliciosa salsa teriyaki y un “top” de fideos de arroz.

Como plato principal escogimos uno de los especiales del día: arroz chiclayana acompañado de lomo de bacalao. El arroz chiclayana se prepara con cilantro, zanahoria y guisantes. Es sencillamente exquisito. Encima del arroz, el lomo de bacalao suave, tierno y gustoso; pero al mismo tiempo de delicado sabor. Un plato innovador, diferente… Lo recomiendo.

Terminamos esta inigualable experiencia con unos Picarones: donas confeccionadas con batata y calabaza bañadas con agave y acompañadas de una mermelada picosita. El contraste entre el dulce y el “spicy” de la mermelada hacen de este postre una exquisitez. Aunque puede salir acompañado de mantecado, decidimos probarlo solo. Excelente decisión. Nada distrajo nuestro paladar de experimentar la mezcla de sabores de este audaz postre.

La experiencia en general, desde el principio hasta el final fue “outstanding”. El servicio brindado por nuestro mesero fue extremadamente agradable. Miguel logró que nos saboreáramos los platos simplemente con su detallada descripción de los ingredientes y la confección. El ambiente se mantuvo tranquilo en todo momento aún cuando, ya al final de nuestra velada, el restaurante estaba lleno a capacidad. La comida de primera; la calidad y la frescura de los ingredientes se sentía en cada bocado. Y, por si fuera poco, pueden llevarse toda esta experiencia gastronómica sin tener que gastar de más, ya que los precios son muy accesibles.

¡Buen provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.