Íntima y deliciosa La Bodega Vasca Por Glorysselle López el

La Bodega Vasca es un elegante y acogedor restaurante localizado en Guaynabo.  En cuanto entras, puedes ver la gran variedad de vinos que ofrece en su cava. El amplio salón comedor está decorado con cuadros y las mesas están perfectamente arregladas con su vajilla, cubiertos y cristalería.

Al llegar, fuimos recibidos por un amable mesero que nos atendió con prontitud. Rápidamente, nos brindaron el menú de vinos y pudimos escoger un albariño entre la variedad. Para comenzar, ordenamos los pimientos de piquillo rellenos de ternera y el chorizo al vino. Los pimientos de piquillo estaban bañados por una deliciosa salsa roja. El chorizo al vino fue servido con pan tostado.

Como plato principal, ordenamos el atún sellado con balsámico acompañado con ensalada de tomate. El atún estaba exquisito y se podía sentir su frescura. La ensalada de tomates, bañada en una exquisita vinagreta, fue el acompañante perfecto para el delicado sabor del atún. Un plato ligero y sabroso al paladar. También ordenamos el “sirloin steak” en salsa de setas “shiitake” y vino. El sirloin estaba muy bien sazonado y la salsa de setas tenía un sabor sublime, que permitía el disfrute del steak. Este plato viene acompañado por papas y vegetales salteados en salsa.

Escoger un postre en la Bodega Vasca es todo un reto, ya que tiene aproximadamente 15 diferentes platos. Entre las alternativas está el “creme brulé”, el hojaldre con dulce de leche, tarta de limón, flanes de queso, coco y vainilla, torrejas y varios más. Escogimos el flan y las torrejas. Estas últimas estaban esponjosas… Deliciosamente acompañadas con un suave sirope con un toque de limón.

La experiencia en general fue muy buena. La oferta del menú está muy bien, aunque esperábamos ver más platos típicos de la gastronomía española. La atención (aunque un poco acelerada para mi gusto) fue esmerada en todo momento, inclusive hasta por el chef, quien atiende personalmente cada una de las mesas. Un buen lugar para pasar una velada en un ambiente íntimo y tranquilo.

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.