Diez años de Viajes & Vinos Por Rosa María González Lamas el

Este enero se cumple una década desde que fundé Viajes & Vinos, un proyecto que unía dos de mis grandes pasiones: el vino, en el que me había iniciado hacía algunos años, y el turismo, industria en la que había trabajado por largo tiempo en la región del Caribe en temas de marketing, comunicación y desarrollo de nuevos productos.

En 2004, un proyecto dedicado a la promoción del turismo del vino en el Caribe era totalmente pionero, porque casi ni existían iniciativas similares incluso en destinos productores. Tampoco existía el enoturismo como lo conocemos hoy y lo más probable era que el “speller check” lo corrigiera por ecoturismo, término mucho más de moda por aquel entonces. Para completar, pocas eran las empresas que desarrollaban la mayor parte de su actividad en Internet.

Alrededor de aquellas fechas, una revista para profesionales del vino en España publicó un artículo de mi autoría sobre ese incipiente atractivo turístico, donde no sólo explicaba lo que era el enoturismo, sino cómo yo entendía debería de darse su evolución. Diez años más tarde, aquellas explicaciones siguen siendo igual de actuales, y el vaticinio de los progresos del sector se han cumplido casi a rajatabla. Y cada día son más las bodegas, instituciones, regiones y otros, que han hecho de este turismo aún de nicho, un componente cada vez más importante de sus estrategias de negocio.

Para dar a conocer ese proyecto recién estrenado y sus productos, a poco de lanzado se comenzó la publicación de un breve boletín, que contrario al anticipo que había podido yo hacer sobre la evolución del sector, fue creciendo por una ruta insospechada que añadió a Viajes & Vinos otra de las cosas que disfruto: escribir, y a mí me introdujo al terreno editorial y al mundo del periodismo especializado en viajes, vinos y gastronomía. Una ruta que me trajo sin esperarlo a El Nuevo Día hace ya unos cuantos años, y ha desembocado, entre otros destinos, en este blog Divinísmo en Sal!

A lo largo de esa década, he visto la evolución del concepto enoturismo, de las tecnologías de información, del manejo de la información sobre vinos, viajes y gastronomía, así como también la del propio consumidor. Varias generaciones con formas, en mi opinión, bastante diversas de aproximarse al vino y al enoturismo, porque no puedo obviar la tentación de analizar las cosas bajo el crisol del marketing.

Yo también he cambiado a lo largo de los años. Hace una década no habría imaginado muchas de las experiencias que me ha tocado vivir en este período y que me han enseñado y enriquecido como profesional y como persona.

Hace un par de meses le delineé a uno de esos amigos ganados en estos años lo que entendía sería la celebración de un importante aniversario de su bodega en un par de años. Voy a ver si los astros me ayudan a refinar más mis pronósticos para el sector y para Viajes & Vinos, a ver cuántos se cumplen de aquí al 2024. Sólo tengo una certeza, la de cuál es la vid verdadera.

*La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.comwww.foodsfromspain.com y Magacín.