Variedad y sabor en The Cheesecake Factory Por Glorysselle López el

A solo meses de haber abierto sus puertas en Plaza Las Américas, el restaurante The Cheesecake Factory se ha convertido en el favorito de todos. Y no es para menos ya que tienen un menú extenso, variado y lleno de sabor, además de la extensa variedad de cheesecakes; más de 30 sabores a escoger. Desde que abrió deseaba ir, pero no lo había visitado esperando pasara un poco la euforia de los primeros meses. Finalmente, el sábado en la noche tuve la oportunidad.

El restaurante estaba abarrotado de gente. Al llegar, nos registramos y nos dimos a la tarea de esperar los 30 minutos que nos notificaron. Aunque no dispusimos de un lugar para sentarnos, la espera se hizo corta observando las pantallas que muestran fotos de diversos platos del amplio menú. A los 35 minutos pudimos pasar a nuestra mesa.

Comenzamos la velada ordenando las bebidas: un mojito regular y un mojito de parcha. Súper refrescantes los dos. Mientras, nos trajeron el pan por la casa. Como aperitivo ordenamos los Avocado Eggrolls. Estos crujientes rollitos están rellenos de una mezcla de aguacate, tomates secos, cebolla morada y cilantro, servidos con una salsa de tamarindo y “cashew”. Al principio pensé que la salsa no pegaba para nada con el plato, pero me equivoqué. Su toque dulzón ayudó a resaltar los sabores “salados” de los rollitos.

Después de un buen rato tratando de decidirnos por nuestro plato principal, optamos por ordenar el Spicy Chicken Chipotle Pasta. Soy fanática #1 del chile chipotle así que me arriesgué. Y valió la pena. Les puedo decir que esta pasta es fabulosa. El plato de penne pasta,  abundante por demás, incluye trozos de pechuga de pollo glaseados con miel, todo acompañado por ajo, cebolla, espárragos, pimientos rojos y amarillos, guisantes verdes y tiritas de tortilla frita que le dan una textura interesante a esta pasta, revuelta en una cremosa salsa de chipotle y queso parmesano. Excelente alternativa para las personas que son atrevidas y les gustan los platos algo “spicy”.

Nuestra segunda opción fue el Famous Factory Meatloaf. Esta especialidad de la casa consiste en tres pedazos de esponjosa carne, con pedacitos de zanahoria y pimientos, y sazonada con cebolla, ajo y otras especias. Viene cubierta por cebollas caramelizadas y acompañada de papas majadas “homemade” con gravy y “corn succotash”, ensalada de maíz, zuccini, tomates y pimientos… ¡Deliciosa!

Obviamente no nos podíamos ir sin probar uno de los famosos cheesecakes. Aquí también tuvimos problemas para elegir porque los queríamos probar prácticamente todos. El Ultimate Red Velvet Cake Cheesecake fue el vencedor. En cada bocado pudimos descubrir por qué son tan famosos sus cheesecakes… Son cremosos y frescos.

La experiencia en general fue satisfactoria. El servicio bueno y bastante rápido, considerando la hora y la cantidad de comensales que había en ese momento. Lo único que nos incomodó un poco fue el tiempo de espera, pero es lo normal para un restaurante prácticamente acabado de abrir. ¡Valió la pena esperar!

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.