Mantequilla de calabaza: Una dulce alternativa Por Amaya García Velasco el

El otoño siempre viene acompañado de la calabaza. No es para menos, ya que esta es la época cuando más frescas y más sabrosas las podemos encontrar. Además de eso, se ha convertido en uno de los alimentos indispensables en la cena de Acción de Gracias, ya sea en almíbares, purés o postres. Pero, ¿qué más podemos hacer con la calabaza? Sencillo: ¡mantequilla!

Esto no es un substituto para la mantequilla original. No obstante, es una buena manera de utilizar las calabazas más pequeñas, llamadas sugar pumpkins. Según el blog Baking Bites, estas calabazas tienen una carne más tierna y suave, lo que las hace perfectas para elaborar purees, rostizar o confeccionar el relleno del pie de calabaza. Tienden a tener de seis a ocho centímetros en diámetro, y tienen menos cantidad de agua.

La receta para esta mantequilla es cortesía del portal Bon Appetit, donde la escritora Alison Roman explica que puede ser utilizada como topping para el yogurt, queso ricotta, helado de vainilla y hasta en la mezcla de pancakes. Pero una de las combinaciones más interesantes que puedes crear con ella es un sándwich de queso cheddar blanco derretido con mantequilla de calabaza. ¡Buen provecho!

 

Mantequilla de calabaza

Ingredientes

1 (2-lb.) de calabaza pequeña  (sugar pumpkin), pelada, sin semilla, cortada en cubos de una pulgada
½ taza de azúcar
1 palito de canela
2 vainas de anís estrellado
1 cucharadita de jengibre fresco, gratinado
Un poco de sal kosher
1–2 cucharadas de sirope de maple, opcional

 

Procedimiento

Combina la calabaza, el azúcar, la canela, el anís, el jengibre, la sal y 1 ½ tazas de agua en una olla honda. Deja hervir y cocina la mezcla, removiendo ocasionalmente hasta que la calabaza esté desmenuzada. Esto tardará de 30 a 40 minutos. El agua comenzará a evaporarse. Una vez lo haga, remueve la canela y el anís estrellado, bájale el fuego a la mitad. Continúa cocinando la mezcla, removiendo frecuentemente hasta que la calabaza esté seca y pegajosa. Esto tardará de 30 a 40 minutos. Prueba la mantequilla de calabaza. Si las calabazas que compraste tenían un poco más de almidón, puedes añadir una cucharada de sirope de maple para suavizar el sabor.