Tradición italiana en L’Osteria Por Glorysselle López el

Desde que pasamos por la puerta, sentimos un toque de magia en este lugar. La decoración sencilla, minimalista, con colores claros, hace que desde el principio uno se sienta relajado, listo para disfrutar de auténtica comida italiana.

El pequeño y acogedor lugar, trata de recrear en su forma a las típicas osterias italianas donde los comensales podían disfrutar de un buen vino acompañado de comida tradicional italiana. En este caso, el lugar tiene un toque un poco más familiar y el menú le permite a su chef complacer los gustos de sus clientes.

Fuimos recibidos amablemente por el mismo Chef Crostelli, creador de esta experiencia sensorial. Rápidamente nos ubicó en nuestra mesa. Comenzamos con un vino blanco Traminer Aromático, que fue perfectamente combinado con los platos que estábamos próximamente a degustar. Le pedimos al chef que nos sorprendiera con sus recomendaciones.

Así comenzó la degustación de esa noche: Pechuga de pato ahumada con mermelada de cebolla. Estas finas tiras de pechuga de pato tenían un sabor bastante más suave de lo normal, con un toque ahumado. La mermelada fue un “must” para este plato, ya que el dulce contrastaba perfectamente con el sabor siempre “intenso” que caracteriza a la carne de pato. Lo acompañamos con el crujiente pan que sirven por la casa.

Luego, vinieron los Scallops con crema de apio y trufas negras. Los scallops perfectamente cocidos sobre una cama de crema de apio. El toque de trufas negras transformó este sencillo plato en una exquisitez.

El siguiente curso fue un Tuna Tartar. Estaba preparado con unos delicados toques de almendras que le añadían a este clásico una textura diferente. Asimismo, las semillas de granada que acompañaban este plato le brindaron un toque agridulce a cada bocado.

Pez espada marinado y ahumado. Estos delicados se deshacían en la boca por su tierna textura. Perfectos también para acompañar con el pan.

El Flan de setas porcini con una salsa suave de queso parmesano fue uno de los platos que más nos impresionó, ya que no esperábamos experimentar sabores tan exquisitos en esta combinación.

La Calamarata es un plato sencillo de calamares cocidos en una deliciosa salsa roja, suave, pero con toque “spicy” por el pepperoncini.

Pasta (fettuccini) de espinaca con una salsa espectacular a base de calamares, almejas y mejillones. La pasta fresca cocinada “al dente” estuvo riquísima.

El Chef Crostelli también compartió con nosotros algunos platos del nuevo menú de brunch, que el restaurante ofrecerá los domingos de 11:00am a 3:00pm: hamburguesa de cordero con pan integral hecho en la casa, hamburguesa de papa y los exquisitos rollitos de lasaña con ragú de carne, salsa bechamel y queso parmesano.

Para terminar con broche de oro, probamos el Semifreddo de Amaretto, un postre semi congelado con sabor a licor de almendras y café. También pudimos probar la Patiera Napolitana, un postre de origen italiano en el que mezclan queso ricotta con limón y naranja confitados sobre un delicioso “crust”.

En el rato que estuvimos, vimos cómo el Chef se encarga personalmente de que cada uno de sus invitados se lleve la mejor experiencia de su restaurante. Eso además de la detallada atención que brindan los meseros.

La experiencia en general fue muy agradable; un ambiente tranquilo, relajado, con música suave, luces tenues. Aunque es un espacio para disfrutar en familia, es a toda luz un lugar ideal para una cena romántica. La comida es una representación de la gastronomía italiana con unos toques muy personales del Chef. Los ingredientes frescos y de primera calidad se pueden sentir en cada plato.

Si buscas una experiencia de buena cocina y atención de primera en un ambiente acogedor, sin duda alguna puedes visitar el restaurante L’Osteria.

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.