Pesqueras, Alejandros y Cumpleaños Por Rosa María González Lamas el

Uno de los valores más preciados del vino es su capacidad de provocar amistad y olvidar diferencias. Afortunadamente, me precio de contar con amigos que son apasionados enófilos y que me han privilegiado con su invitación a acompañarles a una cata histórica en Puerto Rico, en la que nos hemos deleitado con una espléndida panorámica de los vinos que el gran bodeguero español Alejandro Fernández hace en Pesquera de Duero.

Fernández, que no debe de confundirse con el cantante mexicano aunque se llame igual que él, es un español de orígenes humildes, que como tantos otros admirables se ha hecho a sí mismo con tesón e ingenio, pero cuyo logro más sobresaliente fue poner a la Ribera del Duero española en la mirilla del vino internacional, cuando empezó a exportar su primer tinto Pesquera, a cautivar a la crítica internacional y a convertir su marca en una que no sólo no necesita de presentaciones, sino que se ha mantenido en la preferencia del público como símbolo de vino español de calidad por varias décadas, algo muy destacable en el mundo del vino hoy.

Pero el rostro menos conocido de la bodega Pesquera es su tinto Janus, un vino que se ha elaborado excepcionalmente desde su primera cosecha en 1982 y que fusiona en una misma botella, con una misma variedad de uva tempranillo, dos formas de vinificar, una a la usanza tradicional con racimo entero y en lagares, y otra más contemporánea, en depósitos de inox. Ese exclusivo ensamblaje se envejece como un único vino para dar paso a un vino “raro”, por la excepcionalidad de su producción.

De este modo en nuestra cata repasamos todas las cosechas que se han producido de este vino que se destacaron por su finesse, sin dejar de expresar la raza del Duero, zona donde la tempranillo alcanza su esplendor.

Para redondear el aprecio de estas botellas, junto a las del Janus se incluyeron botellas de Pesquera de las mismas añadas, lo que permitió contrastar los matices diversos de las elaboraciones, marcados, además de por la forma de fermentar los racimos, por el tiempo de crianza y el uso de roble americano nuevo o usado.

En algunos casos fue muy interesante ver la viveza que aún mostraban algunos de estos vinos, a pesar de su edad, lo que constata el gran potencial de guarda de los vinos de tempranillo, variedad de la que Alejandro Fernández es un maestro.

La ñapa más singular de este encuentro de copas fue un Tinto Pesquera de 1975, en óptimas condiciones de conservación aunque ya en fase de declive, un vino que precedió a la creación de la DO Ribera del Duero en 1982 y que sorprendió a todos por estar aún muy bebible y bastante expresivo de su fragancia frutal en nariz.

Aunque a unos les gustaron unos vinos y unas añadas más que otras, mi preferencia se decantó por los Janus como conjunto, por la elegancia que les hallé, su muy buen equilibrio y pase sedoso por el paladar.

Alejandro Fernández, el bodeguero, sopló hace unos meses las velas de su 80mo cumpleaños y nosotros, nos unimos al festejo triplicando la celebración de la cata brindando con otros dos amigos cumpleañeros que se “sacrificaron” como yo, degustando más de una docena de magníficas botellas españolas. Uno de ellos fue el gran chef puertorriqueño Alex Sánchez, a quienes los de la vieja guardia conocemos por su Chef Alex Bistro Catalina en Cayey, otros por su Atelier en el Camino Alejandrino en Guaynabo, y los más protocolares, por su trabajo actual como chef ejecutivo de La Fortaleza y el gobernador Alejandro García Padilla.

Alex (Alejandro también, que conste) nos preparó un menú suculento y sustancioso para contrarrestar el efecto de tantas copas y ensamblar a la perfección con las características de los vinos en evolución: un sabroso fricasé de conejo, ingrediente que Sánchez domina de manera magistral; una espectacular paella de carnes, con rabo de toro incluido; y una carne a la parrilla impecablemente cocinada al justo punto, que hizo de esta velada una en que nunca mejor dicho, el brindis fue por amistad y entre Alejandros.

*La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.comwww.foodsfromspain.com y Magacín.