Exótico Mumbai Por Glorysselle López el

Buscando seducir al paladar con sabores novedosos, decidí visitar el exótico restaurante Mumbai. Siempre había escuchado de lo variada y “spicy” de la cocina hindú, pero conocía muy poco de sus sabores, colores y texturas.

Mumbai es un espacio relajado, esotérico y lleno de colores vibrantes, decorado con delicados detalles. Al llegar, fuimos muy bien recibidos por el mesero y la enorme imagen de Ganesha, uno de los dioses más conocidos de la mitología hindú.

Comenzamos esta aventura ordenando el famoso y tradicional hummus. Este viene servido junto a unos pedazos de berenjena cocinados en el tandoor (horno cilíndrico en el que se cocinan los alimentos con carbón vegetal) y acompañado de trozos de pan pita. También probamos las Samosas, unas empanaditas rellenas de papa y green peas, sazonadas con especias hindúes y hierbas frescas. Estas venían acompañadas de una deliciosa salsa agridulce.

Como plato principal, ordenamos el Chicken Sakuti. Son pedazos de pollo bañados en salsa curry y coco rostizado. El Mahi Mahi Masala fue otro de los platos que degustamos. Este plato de filete de dorado en trocitos también venia bañado en la “spicy” salsa curry con cebolla. Ambos van acompañados de arroz basmati pero en esta oasión ordenamos el  arroz “Salvático”, una mezcla de arroz basmati con piña, almendras, cilantro, pasas, cebollines, zanahoria y un toque de canela. La fusión de elementos es realmente una explosión de sabores al paladar.

Acompañamos nuestra cena con el vino Inspirato, un vino blanco Torrontes, algo floral y frutoso que permite realzar el sabor de la comida.

Como postre, ordenamos donas al estilo hindú. Estas venían acompañadas con una salsa de leche condensada y chocolate.

Mumbai es una buena opción para los amantes de la cocina hindú y también para quienes les gusta arriesgarse a probar cosas nuevas a la hora de comer. La comida hindú está repleta de sabores fuertes, bastante florales y aromáticos.

Este restaurante ofrece un excelente servicio en una ambiente acogedor, que incluye un área al aire libre. La comida está preparada con ingredientes frescos. El concepto en general invita a cenas más románticas, para una experiencia sensorial inigualable.

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.