Planificar el “tour” de la comida boricua Por Chef Rafael Barrera el

Un buen día, cuatro jóvenes puertorriqueños, cocineros, visionarios y apasionados por la gastronomía boricua: (Pedro Álvarez, Xavier Pacheco, Héctor Santiago y este servidor), tuvimos el honor de recibir la invitación de la recientemente denominada Embajadora Culinaria en Washington DC, Giovanna Huyke, a celebrar junto a ella la gastronomía de nuestro país en el restaurante MIO en esa ciudad.

Ya habíamos comenzado a darle forma a la Asociación Gastronómica Puertorriqueña, que tiene como misión fomentar la gastronomía del país por medio de una educación continua y la creación de enlaces sostenibles entre los distintos segmentos de la gastronomía. Por lo tanto, esta invitación de Giovanna, quien es una integrante muy importante de la Asociación, nos brindó la oportunidad de -junto a ella- dar a conocer nuestro sazón fuera de la isla.

Nuestra participación en MIO tuvo una acogida impresionante que rompió todas nuestras expectativas. Fue tanta la satisfacción que sentimos al ver el disfrute de nuestros comensales degustando nuestros platos, que inmediatamente comenzamos a pensar en grande y darle forma a un nuevo proyecto: Pilón, Caldero y Fogón, El Tour. Este proyecto, además de deleitar mediante nuestra cocina, nos permite concienciar a otros sobre la importancia de consumir productos locales, frescos y de temporada, y lo impactante que podemos ser cuando entendemos nuestro origen y somos orgullosos de él. La misión de Pilón, Caldero y Fogón es compartir el sabor, la cultura y la historia de la gastronomía puertorriqueña.

Luego de esta tremenda experiencia, comienzan a fluir ideas y con la aportación de los recursos y experiencias de cada uno de nosotros; pues a trabajar se ha dicho en nuestra nueva encomienda. Comenzamos exponiendo nuestras ideas para la elaboración del menú, basándonos en productos de mercados locales, frescos y en temporada. A estos ingredientes, incorporamos nuestra sazón y le damos el “flow” que caracteriza Pilón, Caldero y Fogón.

Debemos ser muy cautelosos al escoger los productos que llevamos  de “tour”, ya que tenemos una restricción; solamente podemos transportar lo que cabe en una neverita -que bautizamos “La Viajera”. El resto de los ingredientes los adquirimos en el lugar que visitamos.

Nuestro propósito es llevar sabor boricua mediante la sazón, y formar el festín ambientando el lugar con nuestra música y decoración, que también son parte de nuestra cultura. Se sirve en mesas comunales para que los comensales compartan nuestra alegría y sabor.

La segunda parada del Tour Pilón, Caldero y Fogón, se efectuó en la ciudad de Miami, en el restaurante Jimmy’z Kitchen. El evento se vendió en su totalidad en dos días. Fue un rotundo éxito en el que quedó demostrado que la magia de nuestra cultura y nuestro sabor penetraron profundamente el paladar y corazón de todos los comensales.

Ha quedado plenamente demostrado que hay mucha inquietud en degustar nuestra comida, tanto en el exterior como en nuestra isla. Este proyecto es educativo, de placer, intercambio cultural y exposición de nuestra sazón. La diferencia estriba en el orgullo, placer y pasión que dedicamos a nuestras creaciones culinarias.

Todos estos elementos son los que hacen la diferencia de Pilón, Caldero y Fogón. Cada uno de nosotros ha trabajado arduamente para lograr el éxito de este proyecto, compartiendo nuestro deseo de comunicarnos mediante el placer divino de comer y pasarla bien. Todos los eventos han sido un exitazo. Es por esto, que continuaremos llevando nuestra sazón donde nos inviten, no importa que sea el país más remoto del planeta tierra.

Nuestro próximo evento de Pilón, Caldero y Fogón será durante el mes de noviembre, como parte del primer SAL! Festival, en Puerto Rico. También, estamos trabajando para llevar nuestro sabor a las ciudades de San Francisco y New Orleans.

*Nota: El autor es chef y se describe como un viajero incesante en busca de nuevos sabores y técnicas. Comenzó su carrera lavando platos y ha experimentado desde todos los puestos en la cocina. Se ubicó en Napa Valley, la meca del buen vino californiano, donde estudió en el reconocido The Culinary Arts Institute of America. Actualmente, trabaja como chef independiente y continúa sus viajes por el mundo para experimentar con sabores y texturas inimaginables. Síguelo en facebook.com/chefrafaelbarrera.