Degustar el fin del mundo Por Rosa María González Lamas el

Decía el Papa Francisco que le habían ido a buscar al fin del mundo y sería interesante saber si ya había estado por allí degustando sus vinos cuando le eligieron Sumo Pontífice.

Así, el fin del mundo, designan algunos a la zona remota de la Patagonia argentina, donde en contraste con los glaciares hay zonas desérticas que se han ido convirtiendo en morada de viñedos en una pequeña, pero pujante región de vinos en Argentina.

Ubicada al este de la Cordillera de los Andes y al Sur de Buenos Aires, la Patagonia se caracteriza por un clima seco y desértico, de contrastes de temperatura, suelos pobres, terruños diversos y agua pura. Estas condiciones han probado su aptitud para la producción de vino en provincias como Neuquén, Río Negro o La Pampa, donde algunos empezaron a producir vinos singulares de ese terruño que alguna vez tuvo dinosaurios.

Sus condiciones con potencial para el cultivo de muchas variedades de uvas tintas y blancas se reflejan en vinos frescos, de estructura más bien ligera, con buena acidez y por ello interesante potencial de guarda, dependiendo de la elaboración.

En la Patagonia la Pinot Noir es muy popular, conjuntamente, claro está, con la cepa más conocida en Argentina, la Malbec, que en esta zona produce vinos con menos cuerpo, más pulidos, redondos y más fáciles que los de otras zonas del país.

Entre los blancos patagónicos los hay de Chardonnay, Sauvignon Blanc y hasta Riesling, pues la zona es apta para el cultivo de una amplia gama de variedades, todas capaces de armonizar con comida, como los asados, guisos, pollo o nuestro lechón.

En Puerto Rico, tenemos vinos de bodegas patagónicas como Humberto Canale, Bodega del Fin del Mundo y Familia Schroeder, que también elabora un rico espumoso que la bodega espera poder introducir pronto en el mercado boricua. Estos vinos se consiguen en Costco, los principales supermercados y las tiendas de vinos de sus distribuidores.

Otras bodegas patagónicas con vinos interesantes son Bodega del Desierto, NQN y Noemia, que siguiendo la filosofía biodinámica elabora tintos de gran personalidad.

*La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.comwww.foodsfromspain.com y Magacín.