Burbujeante Week-End Clicquot Por Rosa María González Lamas el

¿Quién dijo que terminaron las vacaciones? ¿O es que habían empezado? Los amantes del champán siempre viven en este dilema existencial de no saber si las burbujas son sólo para los momentos de recreo o si pueden convertirse en un placentero ejercicio de trabajo.

Los súbditos de la Viuda tendrán todo un fin de semana del trabajo para reflexionar sobre este tema, empacando sus mejores galas y trajes de baño, aunque sin necesidad de empaquetar copas, porque las habrá, y en abundancia, llenitas de glamorosa efervescencia para sumergirse, con piscina incluida, en una singular experiencia de turismo interno, que podrán disfrutar como parte del Veuve-Clicquot Labor Day Week-End Experience, que del 30 de agosto al 2 de septiembre convertirá al hotel San Juan de Isla Verde en destino patrio de todos los portorricensis que tienen la doble ciudadanía de esa otra patria que es Champagne.

Esa disyuntiva no la tiene Pierre Casenave, enólogo de Veuve-Clicquot, quien se trasladará expresamente a Puerto Rico ese fin de semana para hablar de su trabajo con las burbujas y disfrutar con los champañófilos de un deleitosa experiencia gastronómica en que la seducción de Clicquot se armonizará con los sabores de la cocinera televisiva Ingrid Hoffmann, como parte de un amplio programa de actividades especialmente delineado para ese fin de semana. Un “trabajo” que realmente no lo es porque Casenave nos confiesa que le encanta visitar nuestra Isla para compartir con nuestra gente, que halla muy divertida y bon-vivant.

Aunque en Champagne ha habido otras viudas influyentes, huelgan las explicaciones para saber que la Viuda, con mayúscula, es Nicole Ponsardin, una francesa de avanzada que al fallecer su marido se convirtió en Veuve Clicquot, la empresaria que con visión y tesón transformó de manera radical no sólo el negocio familiar de champán, sino toda la industria del champán francés.

Visionaria del marketing  —uno de los pilares de la casa hasta el día de hoy—, la Veuve Clicquot no sólo fue una aguerrida trabajadora que supo anticipar tendencias, sino que lo hizo identificando oportunidades en tiempos de graves crisis e inestabilidad en Europa. Compró viñedos de gran calidad, estableció con sagacidad un entramado para impulsar la exportación de sus productos y la internacionalización del champán francés, y, además de todo eso, fue también una revolucionaria técnica, al concebir el remuage, mediante el cual las botellas colocadas boca a bajo en pupitres de madera —inventados también por ella—  se giran regularmente para lograr que los sedimentos de la segunda fermentación se acumulen en la boca de la botella, ofreciendo así un champán cristalino al removerlos. Su talento empresarial le permitió constituir un imperio de comercio internacional y crear no sólo su marca Veuve-Clicquot, sino la marca “champagne”, definiendo además la modernidad de la industria del champán francés.

En opinión de Casenave la Maison Clicquot está llena de tradición, calidad, innovación y magia, siempre identificada por un “twist” moderno y divertido. Con ese objetivo de seguir saliéndose de lo habitual es que La Bodega de Méndez y El San Juan Resort & Casinio han creado esta experiencia especial, una que Casenave nos afirmó es pionera y única en su clase, coincidiendo con el objetivo de Veuve-Clicquot de crear eventos y experiencias donde el consumidor pueda identificarse con un estilo de vida.

Este Veuve-Clicquot Labor Day Experience abarca una oferta de actividades diurnas, nocturnas, degustaciones y cenas que mantendrán a los amantes de Veuve-Clicquot en Puerto Rico subyugados por las burbujas. Desayunos con champán, un lounge Veuve-Clicquot, un jardín de champán, y magnas experiencias epicúreas como una gran cata de Veuve-Clicquot 2004 acompañada de tapas creadas por Ingrid Hoffman; un Yellow Fascination Party con copas de Clicquot y los beats más actuales; y una cena de degustación con un menú de cinco platos especialmente creado por la cocinera para armonizar la efervescencia brut, rosa y demi-sec de la Viuda y las notas de la Orquesta Filarmónica de Puerto Rico, que hará también sonar compases de Clicquot en todos los paladares.

Pierre hizo estudios en farmacología y, motivado por su pasión por el vino, una tesis sobre éste que luego le impulsó a estudiar enología. Después de trabajar en California y Sudáfrica, la suerte tocó literalmente en su computadora al enterarse que Veuve-Clicquot buscaba un enólogo, desencadenando un cautivador romance con las burbujas de la “Viuda”. Hoy forma parte del equipo de ensamblajes de la bodega, donde se ocupa de las vinificaciones de pinot noir y es responsable de comunicar a gran parte de Viejo y Nuevo Mundos las maravillas de esta gran casa de champán.

Para Veuve-Clicquot, Puerto Rico es un mercado históricamente fiel a su marca y para Casenave, único desde cualquier punto de vista. El enólogo opina que el puertorriqueño es un consumidor sofisticado, a quien le gusta comer y beber bien, y por nuestro clima caluroso disfruta mucho de la frescura del champán, apreciando también la textura y suntuosidad que les ofrece Veuve-Clicquot.

¡Pues que empiece la chispa y suenen las burbujas! Santé!

*La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.comwww.foodsfromspain.com y Magacín.