Modales en restaurantes para “foodies” Por Glorysselle López el

Los modales en la mesa son muy importantes. No tenerlos puede ser muy desagradable, tanto para el mesero que nos atiende como para otros clientes del restaurante que estén sentados a nuestro lado.

Repasemos aquí algunos de los modales básicos a la hora de salir y disfrutar de una buena comida.

  1. Al llegar a un restaurante, espere unos minutos en lo que el anfitrión le recibe y le muestra dónde va a ser sentado. Si nos le gusta el lugar asignado, siempre tiene la opción de pedir que le acomoden en un lugar donde se sienta más cómodo. No es correcto entrar al lugar y sentarse donde le plazca, a menos que sea un local tipo “self service”.
  2. Sea amable con su mesero. Escuche y esté atento a sus sugerencias. No le ignore ni le haga perder su tiempo; a fin de cuentas, usted no es el único cliente que está atendiendo.
  3. Utilice siempre las palabras “mágicas”: por favor, al ordenar algo, y gracias al ser servido.
  4. Si al ser atendido, su mesero no le dice su nombre, pregúntele y siempre diríjase a él por el mismo. Llamar a un mesero pitándole o haciendo ruiditos es una práctica muy desagradable.
  5. No utilice la servilleta como babero. La servilleta se utiliza en la falda. Ahí está a la mano para usarla en cualquier momento.
  6. Si tiene que estornudar, porque padece de alergia o tiene catarro, procure usar su propio pañuelo. Si no es así, utilice servilletas de papel que usted mismo pueda desechar. No las deje encima de la mesa por ningún motivo.
  7. Si está celebrando alguna ocasión especial o simplemente está disfrutando con amistades, no tiene por qué gritar y que todos se enteren. Recuerde que hay más personas en el restaurante y estas no interesan escuchar sus cuentos y chistes a toda boca; solo quieren comer algo y pasar un buen rato.
  8. Si va con niños al restaurante, manténgalos bajo control. Las demás personas no tienen por qué pasar una velada sufriendo por las carreras, gritos o el llanto de sus hijos. Siempre hay situaciones momentáneas, pero trate de respetar a los demás clientes. (Que conste, tengo hijos)
  9. Es de muy mala educación sacarse los residuos de comida de los dientes, ya sea con palillos de dientes o sorbetos, entre otros artículos. Para eso está el baño.
  10. A la hora de pagar, si está con un grupo, dividan la cuenta en partes iguales. Si recibió un buen servicio, aunque no sea obligatorio, agradezca a su mesero con el 15% de propina o más.

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.