Saborear Perú junto al mar Por Glorysselle López el

Para salir de la rutina en la semana, me dirigí al área del Condado. Quería comer rico y relajarme por un rato. Recordé el restaurante Perurrican, donde se puede disfrutar de una vista espectacular mientras se degustan deliciosos platillos peruanos.

Para comenzar la tarde “relax”, ordenamos un Cosmopolitan y, por supuesto, el trago insignia del Perú, el Pisco Sour. Este es una mezcla de licor de uvas (pisco), limón y clara de huevo. Estaba muy bueno, aunque no es mi favorito.

Ordenamos dos aperitivos: las conchitas a la parmesana y las ya famosas papas a la huancaína. Las conchitas a la parmesana estaban espectaculares. Se trataba de unos pequeños “scallops” cocidos en mantequilla y vino blanco, gratinados con queso parmesano, servidos en su propia concha.

Como plato principal, ordené el salteado de filete miñón. Consistía de pedacitos de filete salteados con abundante cebolla morada y tomates en una salsa a base de soya. La carne venía servida en una cama de papas fritas “home made” y arroz blanco como acompañante.

También ordenamos el ceviche mixto. Éste tenía pescado, calamares, camarones y pulpo, deliciosamente marinados y cocinados en limón, ají, cilantro, sal y pimienta. El plato vino acompañado por abundante cebolla morada, granos tostados de maíz andino y un pedazo de batata.

Terminamos con el preferido de siempre, el suspiro limeño. Un delicioso postre peruano a base de dulce de leche y limón.

La experiencia en general fue buena. Logré mi objetivo de saborearme algo rico, mientras me relajaba mirando las olas del mar y la puesta del sol. ¡Como se sufre en este Caribe!

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.