Alimentos estrambóticos Por Chef Rafael Barrera el

La raza humana es capaz de consumir hasta su propia carne para sobrevivir. Partiendo de esta premisa, no me extrañaría, la existencia de infinidad de alimentos que pudiesen parecer raros e inclusive incomibles para algunos.

A continuación, les menciono cuatro alimentos que para muchos y hasta para los más conocedores y atrevidos al experimentar nuevos sabores resultan lo más extraños del planeta.

Balut

Este es el embrión del pato en pleno desarrollo. Dependiendo del lugar, los huevos son dejados madurar entre 17 y 21 días. Luego de que el feto está formado con sus alas, el huevo es hervido. Se sirve con sal, vinagre y ají. Para muchos, es el perfecto ejemplo de la masacre del huevo, pero para otros es una delicia común en su alimentación. Este huevo lo puedes encontrar en las calles de Vietnam, Cambodia, Filipinas y diversos países del sur de Asia.

Escamoles

Escamoles son los huevos de las hormigas más grandes que puedas imaginarte. Tuve la oportunidad de observar una de estas hormigas sostener una rama con unas de sus palancas. Estas hormigas, son altamente peligrosas por su veneno y  por esto, el recogido de sus huevos es uno de los trabajos más peligrosos y poco deseados. Suelen residir bajo la sombra de la planta del agave, de la que se produce el tequila. Los Escamoles son muy populares por los amantes del buen comer y el buen tequila en México. Estos son usualmente servidos en tacos acompañados de guacamole, chile y por supuesto, tequila.

Casu Marzu

El perfecto ejemplo de una bomba atómica es el Casu Marzu.  Éste podría llevarte a la cárcel tanto por su ilegalidad como por su peste, que haría que seas expulsado a tiros de cualquier establecimiento fuera de Saldaña, Italia, donde a pesar de ser ilegal, es muy solicitado por conocedores y los más locos.  El Casu Marzu es un queso de leche de cabra que es infectado por una larva transluciente conocida como Philophila casei o la mosca quesera. Esta larva puede dar brincos de hasta seis pulgadas de alto, haciendo de este el único queso en el planeta para el que es necesario utilizar espejuelos de protección al consumirlo. Definitivamente, este no es el queso predilecto para tu próximo día de San Valentín, a menos que quieras salir de tu pareja.

Vino de Ratones Bebes

Es utilizado en algunas provincias de Corea como un estimulante y fortalecedor del sistema inmunológico. Los bebés ratones son extraídos de la barriga de la rata y son forzados vivos con sus ojos aún cerrados en la botella de vino de arroz. El vino es dejado reposar y fermentar por un periodo de varios meses.  Éste es usualmente consumido por los más bravos y atrevidos. Luego de consumir todo el vino, los ratoncitos son tragados de la misma manera que se traga el gusano de mezcal en México. La diferencia estriba en que no será al son de  rancheras.

Sin duda, estos alimentos pueden deleitar el paladar de muchos al igual que llevar a otros a niveles desorbitantes.  De lo que si estoy seguro es que estamos preparados para consumir hasta piedras de ser necesario para nuestra sobrevivencia. Importante es probar y respetar la cultura culinaria de todos.

*Nota: El autor es chef y se describe como un viajero incesante en busca de nuevos sabores y técnicas. Comenzó su carrera lavando platos y ha experimentado desde todos los puestos en la cocina. Se ubicó en Napa Valley, la meca del buen vino californiano, donde estudió en el reconocido The Culinary Arts Institute of America. Actualmente, trabaja como chef independiente y continúa sus viajes por el mundo para experimentar con sabores y texturas inimaginables. Síguelo en facebook.com/chefrafaelbarrera.