Refrescante Bagua Por Glorysselle López el

Luego de pasar un soleado día de playa en Ocean Park, decidimos visitar el restaurante Bagua. Desde que llegamos, nos hicieron sentir como en casa. La amable mesera nos dio a escoger dónde sentarnos y así sentirnos cómodos.

Lleno de azul y al ritmo de reggae roots, nos dispusimos a explorar el singular menú, aunque en realidad ya sabía lo que quería para comenzar. El menú está lleno de platos refrescantes y llenos de color. Pollo, pescados, carnes y cerdo; todos con unas fusiones de sabor que incluyen cuerito de lechón, empanado crujiente de plátano, mojo isleño y salsas a base de frutas.

Como les dije anteriormente, ya sabía que deseaba para comenzar, aunque no les niego que me sentí tentada a cambiar de opinión. Ordené el ya famoso “Tacoceviche”. Pude descubrir el secreto de su fama por mí misma, y es que es fabuloso. El “taco” preparado con una masa de plátano verde frito, crujiente, está relleno de tierno pescado fresco (ceviche) marinado al momento. La mezcla de sabores es espectacular. Además, nos ofrecieron el pique de la casa a base de toronja, cuyo sabor combinó perfectamente con el del ceviche.

Como plato principal, ordenamos una de las especialidades de la casa: el Marley’s Jerk Chicken. Este es un pedazo de pollo estilo “airline”; una pechuga deshuesada con el primer hueso del ala pegado. El pollo estaba perfectamente cocido con un sabor “smoke”, pues está preparado al estilo “jamaican jerk”. Sobre el pollo, sirvieron una mezcla de manzanas caramelizadas con canela. Además, el plato venía acompañado con una mezcla de vegetales (zucchini, espárragos y squash).

Mi acompañante ordenó la pizza caprese. La fina y crujiente masa de la pizza estaba cubierta por pesto de albahaca, queso mozzarella fresco, “cherry tomatoes” y un toque de vinagre balsámico. Estaba deliciosa y se sentía “light”.

Para terminar, deleitamos nuestro paladar con unas exquisitas crepas de amaretto, rellenas de nutella, fresas y guineo. El leve sabor del licor de almendras contrastaba perfectamente con el dulce sabor a avellana de la nutella y las frutas. Delicioso final para esta experiencia tropical.

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.