La cocina rústica de Nonna Por Glorysselle López el

Decidí visitar el recién inaugurado restaurante NONNA Cucina Rústica. Como ya he visitado varias veces el restaurante Cocina Abierta, me di la oportunidad de ver y probar lo que el chef Martín Louzao quiso presentar en este nuevo concepto.

Llegamos el sábado a eso de las cinco de la tarde y fue muy fácil estacionarnos, porque cuentan con valet parking. El pequeño pero acogedor restaurante está localizado en la calle San Jorge en Santurce. Rápidamente, nos dieron la bienvenida y nos acomodaron en nuestra mesa. La delicada y sencilla decoración del lugar ciertamente te remonta a la casa de una “nonna” (abuela).

Comenzaron por traernos a la mesa el crujiente pan foccacia hecho en la casa. Al mismo tiempo nos prepararon el aceite de oliva (sin destilar) con romero, ajo fresco y vinagre balsámico. Ordenamos la cerveza Birra Moretti para comenzar nuestra degustación.

Del menú “pre-fixed” ordenamos como aperitivo el beef carpaccio y el fritto misto. Ambos muy deliciosos y de porciones generosas. El carpaccio consistía en una fina capa de res, cubierta por arúgula, queso parmesano y setas, bañados con una salsa (chipriani). Dándole el toque intenso y crujiente, cada porción estaba delicadamente decorada con una “garlic chip”. Por su parte, el fritto misto consistía en la combinación de camarones, calamares y zucchini levemente empanados y fritos acompañados de un alioli negro.

Como plato principal, ordenamos los cremosos ricotta gnocchi. Estos son servidos en salsa de gorgonzola y cebollas caramelizadas con un toque de pesto de pistacho. También ordenamos el risotto preparado con champagne, langosta, guisantes verdes y alcaparras, entre otros ingredientes.

Para terminar, ordenamos el panacotta de vainilla con albahaca, cubierto con blueberries y raspberries; y el butterscotch pudin, preparado con Johnnie Walker Black Label y caramelo.

La experiencia en general fue muy buena. Los meseros muy amables y atentos en todo momento. El ambiente muy acogedor y agradable. El menú ofrece una variedad en platos que va desde aperitivos, risottos, pastas, pizza, carnes y pescados. Muchos de los ingredientes, como el pan, la pasta y los quesos ricotta y mozzarella, son confeccionados en la casa. Es un menú bastante sencillo, pero elaborado con ingredientes de primera para recrear la verdadera cocina italiana.

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquisimopr.com.