Aventura gitana en Condado Por Glorysselle López el

Tarde en la noche del jueves, nos adentramos en la aventura gitana del popular Bar Gitano. Con luz tenue y música alegre, nos recibieron en este interesante lugar. Paredes de ladrillos y espejos en marcos de madera de diferentes formas decoran el rústico espacio creándonos la sensación de estar en una verdadera tasca española. El sitio estaba lleno, aunque con muy buen ambiente.  Este innovador bar cuenta con un área al aire libre y el cómodo salón comedor que cuenta con varias mesas. Además, en una esquina acomodan la música (flamenco) que deleitará a los invitados.

Comenzamos con la sangría de la casa. De más está decirles que estaba espectacular. Una perfecta mezcla de sabores frutosos y balanceados hacía de esta sangría una muy refrescante. El menú de bebidas cuenta con algunos tragos de la casa que sonaban tentadores también.

Básicamente, el menú se compone de tapas, aunque también incluye pizzetas y, por supuesto, las paellas. Ordenamos las Patatas Bravas y el Pan con Tomate para comenzar. Las patatas estaban exquisitas. La mezcla de sabores entre la salsa levemente picante y el alioli hacen que literalmente la boca se haga agua. El pan con tomate son tostadas crujientes cubiertas con puré de tomate sazonado con sal y aceite de oliva. Estas fueron servidas en una singular tabla de madera.

También ordenamos los Tacos de Pescado; tres tacos en tortilla de maíz con un filete de pescado empanado y repollo en una salsa especial de la casa. Como para chuparse los dedos. Estos vienen acompañados con limón y chile. Las Sesame Crusted Shrimp Albóndigas es otra de las tapas que probamos. Albóndigas de camarones molidos, empanadas con ajonjolí molido; crujientes por fuera, suaves e intensas por dentro. Son servidas en una cama de cebollas caramelizadas en tamarindo, con un ligero toque picante.

La experiencia en general estuvo espectacular. El servicio fue bastante bueno y rápido a pesar de que el lugar estaba concurrido. La comida estuvo de primera, la presentación y las porciones son muy buenas. El ambiente, aunque alegre, es muy tranquilo y acogedor. Definitivamente, fue una velada perfecta.

¡Buen Provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquísimopr.com.