Divinísima Argentina Por Rosa María González Lamas el

Una de mis experiencias vinícolas más memorables ha sido la de ampliar mis horizontes sobre el vino argentino, que he tenido la enorme fortuna de recorrer y degustar durante un intenso itinerario no apto para quienes están a dieta y que me llevó a recorrer más de 250 etiquetas de vino, miles de kilómetros y varias zonas productoras de ese gran país del Cono Sur en toda su amplitud, y de la mano de muchos de sus protagonistas más sobresalientes.

Con Messi, el Papa Francisco y ahora la Reina argentina Máxima de Holanda, el país de Evita, el tango y el sol sobre franjas azul celeste está más de moda que nunca, como están los vinos argentinos en la escena vinícola portorricensis, donde en los últimos años han ido escalando rápidamente peldaños en la preferencia del consumidor.

Los vinos de uva Malbec han ganado muchos adeptos y creo no equivocarme si afirmo que esta cepa de origen francés que ha hallado en Argentina uno de sus enclaves más aptos es una de las favoritas en Puerto Rico.

Argentina tiene una larga producción elaboradora que por mucho tiempo se enfocó en el consumo nacional interno hasta que no hace tantísimo sus vinos comenzaron a viajar y a cautivar al mundo.

Del vino argentino conocemos a esa tinta Malbec y sobre todo la zona productora de Mendoza. Pero el panorama vinícola de Argentina es más amplio, tan inmenso como el tamaño del país y las distancias maratónicas que recorrimos para ir de una región a otra, admirando unos escenarios naturales impresionantes, únicos y majestuosos que sirven para enmarcar un recorrido de cepas y copas que nos llevó por nuevos destinos de gusto que nos permitieron constatar que el gran universo en botella de los vinos argentinos es tan amplio y diverso como los paisajes e inmensidad del país.

Les invito a SALir conmigo en un viaje de vinos durante algunas semanas en las que, además de sobre la Malbec, espero puedan descubrir vinos de otras cepas como la Torrontés, la Bonarda, la Tannat, además de las clásicas Cabernet Sauvignon o Syrah, y los vinos que se elaboran en Salta, la Patagonia o San Juan, además de Mendoza, muchos conocidos y otros por descubrir, que hacen del vino en Argentina otro de los grandes íconos nacionales y un vínculo sólido entre los boricuas y las gentes macanudas del Sur.

*La autora probó su primera gota de vino con pocos días de nacida. Probablemente así Rosa María González se interesó en él. Desde San Juan, escribe del planeta sabor en www.viajesyvinos.comwww.foodsfromspain.com y Magacín.