Tinto y Blanco, un “winebar” con clase Por Glorysselle López el

Una de las tendencias gastronómicas que parece que llegó para quedarse son los “winebars”. Estos ofrecen variedad de vinos y tapas en un ambiente relajado que invita a pasar la noche degustando.

Ya sea para reuniones de negocios, citas románticas o simplemente una SALida casual, los “winebars” son el sitio ideal.

Uno de mis favoritos es Tinto y Blanco. Este acogedor y moderno lugar cuenta con una cava de más de 140 etiquetas, muchas de ellas exclusivas. Algunas de estas son la Bodega Cannals & Munné y la Bodega Artesanal y Familiar. La gran y exquisita variedad de vinos invita a querer degustar más de una botella.

Poder acompañar un vino exquisito con unas tapas deliciosas es lo que distingue a Tinto y Blanco. Cuentan con un menú de tapas que complace todos los gustos. El menú es dinámico, ya que va cambiando constantemente. Sólo los platos favoritos permanecen todo el tiempo. Los famosos montaditos, pequeños emparedados rellenos de diferentes ingredientes como prosciutto, cantimpalo, manchego entre otros, son mis favoritos.

También ofrecen dumplings y pastelillos hechos en casa. Como opciones un poco más SALudables cuentan con la enSALada caprese, los espárragos explosivos y el hummus. El plato de camarones, la pechuga parmesana y el churrasco son algunas de las opciones que podrán ordenar como plato principal.  Los mini hamburger hechos en casa son deliciosos. Estos son preparados con carne de res, cerdo y prosciutto con queso mozzarella. Para cerrar la degustación en Tinto y Blanco no pueden dejar de probar el flan de manchego.

En Tinto y Blanco siempre podrás pasar un buen rato. Un ambiente amigable y buen servicio distinguen al novedoso lugar.

¡Buen provecho!

*La autora se describe como “madre, mesera, bloguera, ‘food writer’ y fotógrafa (wannabi)”. Le encanta compartir sus experiencias y descubrimientos gastronómicos. Puedes leer más sobre ella en: www.riquísimopr.com.